¡Mi serpiente está loca!

Resumen: Creamos una serpiente de papel que gira con el calor.

Edad: A partir de 3 años.

Temporalización:

–          Tiempo de preparación previa: 10-15 minutos.

–          Tiempo de realización: 3 minutos.

Riesgo (numerado del 0 al 3): Riesgo 2, puesto que tienen que utilizar las tijeras y un alfiler (que únicamente usara el adulto) para pasar el hilo de un lado a otro. Además deben acercarse al radiador del aula que, aunque en un principio no es peligroso, deben estar en todo momento bajo la supervisión del adulto.

Recursos y presupuesto:

Recursos materiales:

–          Un folio por alumno. (Lo encontramos en el aula)

–          Tijeras. (Lo encontramos en el aula)

–          Lápices de colores y rotuladores. (Lo encontramos en el aula)

–          Bobina de hilo. (1€ aprox.)

–          Alfiler. (Lo cogemos de casa)

–          Radiador. (Lo encontramos en el aula)

Presupuesto orientativo: 1€ aprox.

Recursos personales: El profesor o profesora.

Recursos espaciales: El aula de clase.

Objetivos didácticos:

  • Aprender las propiedades del aire frío y del aire caliente.
  • Aprender que el aire caliente es más ligero que el aire frío y por eso se desplaza hacia arriba.
  • Comprobar que el aire caliente sube.

Desarrollo:

Preparación: Antes de realizar el experimento debemos dibujar la espiral en un folio (en el caso de los más pequeños que todavía no saben dibujar esta forma les damos el folio con la espiral ya dibujada). Después, debemos decorar la espiral de modo que parezca una serpiente. Cada alumno puede pintar su serpiente como más le guste. Una vez decorada debemos recortar la espiral siguiendo la línea para separarla (este paso pueden hacerlo los alumnos solos, pero es recomendable hacer antes una demostración para que sepan por dónde tienen que cortar). Por último, deben ir pasando uno a uno para que el profesor o profesora haga un agujero con un alfiler en el centro de la espiral y pase un trozo de hilo, haciendo un nudo al otro lado para que este no se salga al cogerlo.

Procedimiento: Sujetamos la serpiente por el hilo de modo que quede colgando. Si no hacemos ningún movimiento con la mano (sólo sostenemos) podemos ver que la serpiente no se mueve. Al acercar la serpiente al radiador podemos observar cómo gira sobre sí misma sin cesar hasta que la separamos nuevamente de la fuente de calor.

* El radiador que aparece en el vídeo puede resultar peligroso a la hora de realizar el experimento con niños, pero con los radiadores que encontramos en las aulas no debe haber ningún problema (aunque es necesario supervisar a los alumnos en todo momento para evitar accidentes).

Explicación científica: Debido a que el aire caliente es más ligero que el aire frío, este se desplaza hacia arriba. Si colocamos nuestra serpiente encima del radiador, la espiral dará vueltas porque el aire la empuja debido al calor.

Conclusiones: El experimento es muy fácil de realizar y es una forma divertida de explicar y trabajar con los niños las propiedades del aire caliente y de comprobar cómo realmente este sube a diferencia del aire frío.

Nombre y apellidos: Sara García Iglesias

Referencias: “Juguemos con la ciencia” Traducción de Raffaella Simoncini. Círculo de lectores.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s