NAVEGANDO EN UN VASO DE AGUA

IMG_3019 IMG_3022E IMG_3023E IMG_3025E

Resumen: Alguna vez todos nos hemos preguntado por qué los barcos pueden flotar si son de hierro, con este experimento podremos dar respuesta a esa pregunta.

Edad: 5 años

Temporalización:

–          Tiempo de preparación previa: 5 minutos

–          Tiempo de desarrollo: 10 minutos

Riesgo:  1. El niño podrá manipular todos los materiales y llevar a cabo él mismo el experimento, pero es recomendable que mientras hace el experimento tenga la supervisión de un adulto, puesto que se utilizan monedas que son un material pequeño que el niño se puede llevar a la boca.

Recursos y presupuesto:

–          Un vaso, que sea transparente (proporcionado de casa)

–          Agua (del grifo)

–          Monedas (de casa)

–          Un vaso de gelatina vacío (de casa)

–          Rotulador (del colegio)

–          Cinta adhesiva (del colegio)

Objetivos Didácticos:

–          Comprender por qué un material pesado es capaz de flotar en el agua.

–          Descubrir la ciencia de una manera motivante y divertida para ellos.

–          Percibir los distintos niveles del agua según el material

–          Comprobar la diferencia entre distintas densidades y volúmenes.

Desarrollo:

– Procedimiento:

1) Llenar el vaso de agua más o menos por la mitad.

2) Pegar un trozo de cinta adhesiva de forma vertical en el vaso y marcar con el rotulador el nivel de agua.

3) Meter monedas en el vaso de gelatina y posteriormente meter este dentro del agua, simulando un pequeño barco. Procura meter pocas monedas para que flote y volver a marcar el  nivel del agua.

4) Arroja las monedas al agua y deja el vasito de gelatina sobre el agua; mide nuevamente el nivel.

Explicación científica: Podemos observar lo siguiente:

1) Una vez que el vasito con las monedas esta dentro del vaso de agua el nivel del agua sube.

2) Cuando las monedas están en el fondo del vaso de agua y el vasito de gelatina vacío flotando, el nivel del agua baja y se queda al mismo nivel que cuando no habíamos introducido todavía ni el vasito de gelatina ni las monedas.

Esto se debe a que, el vasito con las monedas y el aire que las rodea, es más ligero que el agua y flota. Por otro lado, las monedas solas son mucho más densas que el agua y se hunden; el volumen del agua que desplazan es exactamente el mismo que el volumen de las monedas.

En el caso del barco (vasito) con las monedas,  se puede observar que el volumen desalojado es mayor, esto se debe a que el peso del agua desplazada es igual al peso de las monedas añadidas. La densidad total de la barca es menor que la densidad de las monedas solas, ya que además de las monedas, contiene aire. Por eso, con el mismo peso ocupa un mayor volumen.

Si aplicamos esto a la vida real comprobamos que los barcos, aunque estén hechos de metal, flotan porque en realidad su densidad total es más baja que la del agua.

 

Conclusiones: De este experimento podemos sacar una variante:

1)      En un vaso con agua añadir un hielo y medir el nivel del agua

2)      Esperar a que se derrita el hielo y volver a medir el nivel.

Con esta variante comprobamos que el nivel del agua con el hielo flotando  y con el hielo derretido es el mismo.

Nombre y apellidos: Laura Menéndez Rodríguez 3º A

Referencias: “Experimentos simples para entender una tierra complicada. Los contenidos y los océanos flotan”. Susana A. Alaniz Álvarez y Ángel F. Nieto Samaniego

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s