Volcán de sal.

Vídeo:

Resumen: Vamos a crear un volcán submarino con ayuda de líquidos con diferentes densidades.

Edad: Cualquier edad, mientras más mayores menos supervisión necesitarán.

Temporalización:

– Tiempo de preparación previa: 5 minutos.

– Tiempo de desarrollo: Tanto como lo queramos alargar, es un experimento muy sencillo y rápido pero que a los niños les llama mucho la atención por lo que pueden estar entretenidos bastante rato.

Riesgo: 0, ya que todos los ingredientes que se usan son comestibles, aún así lo haremos con ellos por lo menos la primera vez para que vean la mecánica.

Recursos y presupuesto:

–        Dos vasos o tarros transparentes: los cogemos de casa, del comedor o de clase.

–        Miel: 0’80€

–        Aceite: 0’90€

–        Agua: del grifo.

–        Colorante alimentario: 1’80€

–        Sal: 1€

Presupuesto total: 4’50€.

Objetivos didácticos:

Diferenciar las densidades de distintos líquidos y saber por el orden cual pesa más, cual menos y por qué piensan que es así.

Aprender a experimentar con las cosas cotidianas y ver que pasa.

Anticiparse a los resultados, plantear hipótesis y razonar.

Desarrollo:

– Preparación: Llenamos los vaso hasta algo menos de la mitad de agua, encima añadimos unos dos dedos de aceite, en uno de los vasos añadimos medio dedo de miel.

– Procedimiento: una vez tenemos los vasos preparados, le añadimos un par de gotas de colorante a cada uno, para que a los niños les atraiga más en cada vaso pondremos el colorante de un color, una vez que hemos puesto el colorante que se queda en suspensión en el aceite, preguntaremos a los niños que creen que va a pasar cuando echemos la sal, una vez que tenemos las respuestas pasamos a comprobarlo.

Rociamos unos pellizcos de sal, la sal al pesar más atravesará el aceite arrastrando condigo el colorante y algo de aceite, cuando la sal llega al agua las gotas de colorante se disuelven y la sal resbala del aceite de forma que este sube en forma de gotas. Cuando repetimos la operación en el recipiente con la miel esta operación es mucho más lenta, ya que debido a la viscosidad de la miel el aceite y el colorante se quedan parcialmente pegados y tardan más en volver a su posición inicial o en disolverse.

Cada vez que añadimos sal, esta al hundirse arrastra aceite con ella y al llegar al agua lo libera y vuelven a formarse burbujas de aceite, esto fascina a los niños y como te descuides echan el kilo de sal en el vaso.

Explicación científica: debido a las diferentes densidades el aceite se queda en suspensión sobre el agua, al echar suficiente sal, esta se hunde y con ella arrastra parte de aceite una vez esta se disuelve en el agua el aceite al tener mayor densidad vuelve a ascender hasta juntarse de nuevo con el aceite.

Conclusión: Este experimento les resulta muy atractivo a los niños porque lo pueden hacer ellos solos, además está hecho con alimentos que todos tienen en casa por lo que pueden volver a hacerlo allí y enseñárselo a sus padres y hermanos.

Por otra parte, les ayuda a entender la densidad y la solubilidad.

Referencias: Realizado en el colegio Enrique Tierno Galván de Getafe durante el periodo de prácticas.

Inés Alonso León.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s