No Queremos Fuego

infocat01

 

Cuento recomendado para:  5-6 años

Hace mucho tiempo había un pueblo que tenía muchos parques, campo para cultivar, plazas, varios colegios y un río.Del campo todos los días  se recogían uvas, olivas, tomates, y los árboles ayudaban a respirar.Todos los fines de semana los niños iban con sus papás a pescar en el río peces de colores: grises, negros, marrones.También a los niños les  gustaba ir a  ver a los conejos, búhos, hormigas y flores.

De repente  pasó algo que cambiaría la vida de los habitantes de este pueblo: Todo pasó muy deprisa, un señor tiró una cerilla mal apagada por la ventana de su coche y… pum!!!!!!! En el bonito pueblo apareció el fuego. Era rojo, naranja y amarillo.

Los conejos, búhos y truchas y demás peces de colores intentaron apagar el fuego, pues ellos no querían irse de su hogar. Los pájaros que tanto les gustaban a los niños no podían respirar con el humo. Las flores y árboles tenían mucho miedo y no podían correr. Entonces llegó un viento que hizo que el fuego se hiciera más y más grande y se acercó a las casas. Todos tuvimos que huir, también los animales del bosque.

Al final, tuvieron que venir los bomberos con sus camiones cargados de agua.

Y por fin, colorín colorado, aquel fuego fue apagado.

Un tiempo después del incendio, el rey de los conejos , llamado Orejas Rojas, convocó a los animales, a las plantas y a las personas para hablar de lo que había sucedido.

El primero en hablar fue el olivo:

– Los olivos nos sentimos muy tristes y solos. Los pájaros ya no vienen a dormir a nuestra sombra. Se han marchado por culpa del fuego.

El río, que lo estaba escuchando todo, dijo:

– Yo también me siento muy solo. Ya nadie viene a visitarme, ni a pescar ni a mojarse los pies.

Una hormiga que había sido invitada añadió:

– Nos hemos ido a otros pueblos porque nos hemos quedado sin comida, sin plantas, sin familia y sin amigos.

Los bomberos, que habían ayudado a pagar el fuego añadieron:

– ¡Tenemos una idea! Vamos a intentar que este lugar vuelva a ser como antes para ello, quitaremos los árboles quemados para poder plantar nuevos.

– ¡ Nosotros también queremos ayudar! – dijeron todos los niños y niñas. – Y vamos a tener cuidado para que no vuelva el fuego nunca más-.

Cuentan que en aquel lugar, a partir de ese día, llegaron cientos de niños y niñas con semillas para plantar flores y árboles.  Hoy en día es un lugar lleno de  de frutos, árboles y muchos muchos animales.

Explicación científica: Este cuento conciencia a los niños  las consecuencias que puede llegar a tener una cerilla o cigarro mal apagado, es decir todo la destrucción que puede llegar a provocar un incendio.

Nombre: Ana María Baco González; 3º Tarde

Referencias: Está inventado

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s