MARIO Y EL PAÍS DE LAS CIENCIAS

Mario con sus padres

Edad Recomendada: 4-5 años

Cuento:

Había una vez, en un lugar muy lejano, muy lejano, una hermosa casita rodeada de un gran jardín con flores de colores. Allí vivía Mario, un niño al que no se le daban bien las ciencias, le costaba mucho aprenderlas y además, no le encontraba ninguna utilidad.

Su mamá siempre le decía que las ciencias son muy importantes, pero Mario no entendía el por qué.

Esa misma noche, Mario se fue a dormir y le ocurrió algo increíble mientras dormía: ¡Mario estaba en El País de las Ciencias!

Mario no se podía creer lo que le estaba pasando y es que allí todo era muy raro, no había personas como él y sus padres, sino que en El País de las Ciencias vivían la familia Planetas, la familia Animales, la familia Números, la familia Figuras Geométricas y la familia Plantas.

Todas las familias vieron a Mario llegar y le invitaron a la fiesta en la que se encontraban, ¡qué simpáticos!

–          ¡Hola! – dijo el planeta más pequeño – ¿cómo te llamas?

–          Mario – dijo tímidamente

–          Yo soy Mercurio

–          ¡Qué nombre tan raro, nunca lo había escuchado! – dijo Mario

–          ¿En el colegio tu profesora no te ha hablado de todos nosotros? – dijo Mercurio extrañado.

–          No lo se – dijo Mario – Es que no me gusta ir al colegio y mucho menos las ciencias.

Mercurio, que no podía creer lo que Mario le estaba diciendo, le dijo con una sonrisa: ¡Yo haré que te gusten las ciencias!

Mario asintió con la cabeza, pero no sabía muy bien cómo lo iba a conseguir.

–          Te explicaré por qué las ciencias son importantes para ti, Mario – dijo Mercurio

Este es mi padre El Sol, es la estrella más cercana a tu casa y gracias a él, tú tienes luz y calor todos los días.

Y estos son mis hermanos: Venus, Tierra, que es el planeta en el que tú vives, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. ¡Tengo 7 hermanos! ¿Tú tienes hermanos? – dijo Mercurio.

–          No… pero tengo muchos primos, mi madre dice que tengo más de diez – dijo Mario

Mercurio le sonrió y le dijo:

–          Pues para saber que yo tengo 7 hermanos o cuántos primos tienes tú, es muy importante la familia Números.

Estos son Cero, Uno, Dos, Tres, Cuatro, Cinco, Seis, Siete, Ocho y Nueve. Con ellos podemos contar, sumar… y están por todos los lados. Están en la fecha de tu cumpleaños, en la hora… sin ellos no podríamos saber cuánto pesamos o medimos o incluso cuántos dedos tienes en la mano.

–          ¿Y Diez existe? – dijo Mario

–          ¡Claro!, a veces nos juntamos y formamos números mucho mayores – dijo Siete

Mario estaba encantado, estaba aprendiendo un montón de cosas interesantes que tienen las ciencias. Pero aun le quedaba mucho por descubrir.

–          Esta es la familia Figuras Geométricas Mario. Aquí están papá Cuadrado, mamá Triángulo y sus hijos Círculo y Rectángulo.

–          Y… ¿ellos no sirven para nada verdad Mercurio? – le dijo Mario en voz muuuuuy bajita

–          Servimos para muchas cosas Mario, muchas de las cosas que tú tienes en casa tienen nuestro cuerpo – dijo Círculo riéndose a carcajadas porque le había oído

Mi papá tiene los cuatro lados iguales y es cuadrado como un cuento, mi mamá tiene tres lados y es un triángulo como un cucurucho de helado, mi hermano es un rectángulo, tiene cuatro lados como mi papá pero dos de ellos más grandes y es como un campo de futbol y yo… yo soy redonda como una pelota y como El Sol y sus hijos los planetas.

Mario no se lo podía creer, ¡hasta las figuras geométricas estaban en su casa por todos los lados!

–          Y estas son las familias Animales y Plantas Mario. Los animales, como Oveja, Vaca o Cerdo, te dan un montón de alimentos como leche, queso o carne. Y muchas de estas plantas como Manzano, Naranjo o Cerezo, te dan muchas ricas y dulces frutas.

Mario estaba estupefacto, era increíble todas las cosas que había aprendido con Mercurio, su nuevo amigo.

Al día siguiente, Mario le contó a su mamá todas las cosas que sabía sobre las ciencias y mirando al Sol, pensó en lo bien que lo había pasado esa noche y estaba deseando que llegara el lunes para volver al colegio y contarle a todos sus amigos todas las cosas que Mercurio, su nuevo amigo, le había enseñado.

Explicación Científica: Con este cuento se puede acercar a a los niños/as a las ciencias de una forma amena y divertida con la que ellos pueden aprender diferentes aspectos como para qué es importante saber sobre los planetas, las figuras geométricas o los animales, entre otros, pues todos ellos son importantes en nuestras vidas.

Nombre: Noemi Gudino Vicente

Referencias: Ha sido inventado por mi misma al querer realizar un cuento en el que aparezcan diferentes aspectos de las ciencias.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s