Las aventuras de un cactus

 

EDAD: A partir de 4 años.

CUENTO:

Cada día, cuando amanece y sale el sol, el viento se levanta para llevar la humedad desde el mar hacia las montañas.

– A migas plantas, les traigo agua. (Dice el viento).

– Gracias por empujar la humedad hacia nosotras, el agua nos nutre para poder crecer. (Responden las plantas).

Al finalizar el verano, una semilla de cactus cayó al suelo seco.

La semilla rodó hasta una pequeña y oscura cueva.

– ¡ Qué sola estoy, no logro ver el sol! (Exclamó la semilla en la oscuridad de la cueva).

Con el paso del tiempo llegó el invierno con mucha lluvia y a las grandes montañas mojó.

– ¿Qué esta pasando?,¡ La cueva se está inundando! (Dijo la semilla)

Tras la lluvia, la semilla se sentía extraña.

– ¡ Mi cuerpo se está alargando! (Decía la semilla, mientras germinaba en busca del sol).

Primero le brotaron dos pequeñas hojas y luego de muchos, muchos años, en un gran cactus se convirtió.

Durante el día, el cactus veía pasar el viento y por la noche a la niebla que cubría sus espinas. Sin embargo, el cactus se sentía solo entre las piedras de la montaña.

-¡ Vengan, aprovechen mi sombra que necesito compañía! (Grita el cactus).

Así, las hormigas, abejas, lagartijas y aves la invitación escucharon, al cactus se aproximaron y alimento encontraron.

Los animales consigo semillas levaban y muchas plantas crecieron cerca de él.

La primavera llegó y el cactus floreció, con todas esas flores las montañas se llenaron de color.

Las flores cautivaron a pájaros, abejas y mariposas, consiguieron elevarse por las montañas y sus mariposas alimento alcanzaron.

Ante tal explosión de vegetación, ratones, zorros y aves se aproximaron a la ladera de la montaña.

El cactus estaba feliz, nunca imaginó que con su sombra tanta vida iba a crear.

Un día el viento se detuvo para hablarle al cactus:

– Tu sombra es hogar de animales y plantas. Gracias a la vegetación, el agua se ha conservado y la aridez se ha alejado.

– Pero hay otras montañas cuyos arbustos el ser humano ha cortado y los animales sin hogar se han quedado.

– En estos lugares, sin vegetación, mi fluir es seco y desolado. (Llora el viento).

Pero el cactus le responde:

– Querido viento, esperanza debes tener, ya que las aves me han contado que los niños a los cactus, matorrales y flores han plantado y el desierto costero se ha recuperado.

FIN

EXPLICACIÓN CIENTÍFICA: El objetivo de este cuento es acercar a la comunidad educativa a su entorno más cercano constituido por ecosistemas que se encuentran seriamente amenazados. También para que conozcan como se forman los ecosistemas, los valoren y favorezcan su protección.

Por otra parte lo quiere dar a entender el cuento, es el crecimiento de una planta y cómo alrededor de ella, otras plantas y animales se alimentan.

NOMBRE: Sonia Lucas Moreno.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s