METOLODOGÍA: FLIPPED CLASSROOM

La metodología que hemos elegido nosotras se llama Flipped Classroom. Este tipo de metodología se trata de explicar los contenidos a través de videos y que los alumnos los vean fuera del aula y, una vez vistos los videos, poner en práctica los conocimientos adquiridos dentro del aula.

Una parte muy importante de este tipo de metodología es la implicación que tiene que haber por parte de los alumnos. Se trata de un enfoque integral que, si se aplica con éxito, apoyará todas las fases de un ciclo de aprendizaje (Taxonomía de Bloom).

Con esta metodología el tiempo de clase de dedica para que se facilite la participación de los estudiantes a través de su propio aprendizaje activo con actividades, debates, preguntas…Todo esto a través de la exploración, articulación y aplicación de ideas.

Esta metodología comienza con dos profesores (Jonathan Bergmann y Aaron Sams) que se dieron cuenta de que muchas veces los estudiantes no pueden acudir a clase por diversos motivos, por lo que decidieron grabarse y distribuir el video entre sus alumnos, pero, además, se dieron cuenta que con este aprendizaje nos centramos más en las necesidades individuales de cada alumno.

Además, permite la retroalimentación en clase con los alumnos el día de la clase porque ellos ya se han visto el video con los apuntes por lo que el profesor no llega, explica la lección y los alumnos simplemente atienden callados.

Algunos de los beneficios que nos aporta este modelo son:

  • Permite a los docentes dedicar más tiempo de atención a la diversidad
  • Como el profesor comparte la información con los alumnos, estos pueden volver a ver los contenidos,
  • El conocimiento no solo se comparte con los alumnos sino también con las familias y así, fomentamos la colaboración de estas.

El objetivo es ir más allá de la mecanización y repetición de deberes y sustituirlos por tareas que supongan un reto para los alumnos y les hagan participar en el aula. Pero, este método no es solo ver videos, sino que hay una planificación, un control y un seguimiento para que el aprendizaje fuera del aula sea efectivo.

Por último, en cuanto a la evaluación, sin renunciar al modelo tradicional que todos conocemos, el método Flipped propone la evaluación mediante rúbricas. Y, ¿por qué mediante rúbricas? Pues porque el trabajo del alumno se evalúa de forma objetiva y porque tanto como profesor y alumno saben lo que se va a evaluar en todo momento incluso antes de iniciar la actividad.

Por último, nos gustaría destacar un libro que se titula “The Flipped Classroom: Como convertir la escuela en un espacio de aprendizaje” de Javier Tourón, Raúl Santiago y Alicia Díez. Para todos ellos que queráis saber un poco más en detalle sobre esta metodología os lo recomendamos.

Grupo 18. Marina Aguilar Mascarós, Sandra Alcalá Rey, Leire Fernández Honrubia y Ana Petra Santisteban Larrosa

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s