Cuento de Elmer

elmer

Edad: a partir de 3 años.

Resumen del cuento: Elmer, el elefante protagonista del cuento, vivía en la jungla junto con otros elefantes, pero él no como los demás. Elmer no era gris, era de muchos colores, pero soñaba ser de color gris. Una vez, cuando todos dormían, Elmer se fue a la jungla. Allí se encontró con bayas, se manchó con ellas y se convirtió en un elefante gris como tanto había soñado. Después regreso con su manada y cuando todos se despertaron empezaron a pregunta:” ¿Dónde está Elmer?” y él decía a todos que estaba allí  pero nadie le creía. Empezó a llover y de repente la lluvia limpió el color gris que tenía Elmer. Entonces, todos elefantes vieron que era él. Se alegraron mucho e hicieron una fiesta a su honor. En esta fiesta otros elefantes se manchaban de diferentes colores para parecerse a Elmer. Todos se divirtieron mucho en la fiesta.

Explicación científica: Este cuento nos ayudara a trabajar la fauna y la flora propia de la jungla, además de trabajar competencias sociales.

 

Nombre y apellidos: Sandra Gómez Díaz. 3º Educación Infantil (Matrícula Tarde – Asistencia Mañana)

 

Referencias: Este libro es del autor David Mckee. El cuento de Elmer se ha usado en numerosos proyectos y unidades didácticas, tanto en escuelas infantiles como en colegios.

 

– Enlace a vídeo del cuento:   https://www.youtube.com/watch?v=YIaLVba8lIA

“Tiempo breve pero divertido” : )

Hay momentos cuando estás en un aula, y los alumnos que hayan podido disfrutar de prácticas lo sabrán, en los que los niños han terminado su tarea antes de lo previsto y pensabas que estarían toda la hora con ello pero… no es así!! Y tienes que improvisar rápidamente, inventarte cualquier historia, enseñarles algún juego nuevo, darle a la imaginación para entretenerles…  ya que son pequeñitos pero exigentes!!

Así que, para que nunca nos quedemos “en blanco” en esas ocasiones, ¿qué mejor que unos “Cuentos breves” sobre Naturaleza llenos de diversión y conocimiento?.

  BLOG 11

 

 

1. CUENTO: “La Pizarra Mágica”

Iba una vez un niño caminando por un bosque, cuando sobre un viejo árbol encontró una gran pizarra, con una caja de tizas de cuyas puntas salían brillantes chispas. El niño tomó una de las tizas y comenzó a dibujar: primero un árbol, luego un conejo, luego una flor…
Mágicamente, en cuanto terminaba cada figura, ésta cobraba vida saliendo de la pizarra, así que en un momento aquel lugar se convirtió en un estupendo bosque verde, lleno de animales que jugaban divertidos. Emocionado, el niño dibujó también a sus padres y hermanos disfrutando de un día de campo, con sus bocadillos y chuletas, y dibujó también los papeles de plata y las latas de sardinas abandonadas en el suelo, como solían hacer.
Pero cuando los desperdicios cobraron vida, sucedió algo terrible: alrededor de cada papel y cada lata, el bosque iba enfermando y volviéndose de color gris, y el color gris comenzó a extenderse rápidamente a todo: al césped, a las flores, a los animales… El niño se dio cuenta de que todo aquello lo provocaban los desperdicios, así que corrió por el bosque con el borrador en la mano para borrarlos allá donde habían caído. Tuvo suerte, y como fue rápido y no dejó ni un sólo desperdicio, el bosque y sus animales pudieron recuperarse y jugaron juntos y divertidos el resto del día.

El niño no volvió a ver nunca más aquella pizarra, pero ahora, cada vez que va al campo con su familia, se acuerda de su aventura y es el primero en recoger todos los desperdicios, y en recordar a todos que cualquier cosa que dejen abandonada supondrá un gran daño para todos los animales.

EDAD: 3– 4 años.

EXPLICACIÓN CIENTÍFICA: Conciencia sobre el cuidado del medio ambiente.

REFERENCIA: http://cuentosparadormir.com/infantiles/cuento/la-pizarra-magica

2. CUENTO: “Los Calaguarris”

Todo el mundo sabe que la historia de nuestro planeta cambió para siempre algún tiempo después de los juegos olímpicos de Pekín. Sucedió que las costas y mares de la tierra se llenaron de una especie animal muy dañina y contaminante, parecida a un calamar, a los que se llamó“calaguarris”. Los calaguarris eran numersosísimos e imposibles de atrapar, pero lo peor era que llenaban las aguas del mar de aceites, latas, papeles y todo tipo de basuras. La situación era terrible, pues el planeta se contaminó a toda velocidad, y se organizaron cazas y equipos de investigación avanzadísimos para intentar acabar con aquella plaga. Pero nadie era capaz ni siquiera de pescar un calaguarri.
Pito Pescaito fue el primero en conseguirlo. Era un niño que vivía en una pequeña aldea de pescadores y cuando enseñó su calaguarri se convirtió en el niño más famoso del mundo. A la aldea llegaron sabios, científicos y gobernantes de todas partes para estudiar aquella especie. Todo se preparó para abrir al animal, e incluso iba a ser retransmitido por televisión a todo el mundo
Así que todo el mundo alucinó cuando al abrir el calaguarri descubrieron una minúscula nave espacial del tamaño de zapato con unos marcianitos dentro. Resultó que eran simpáticos y divertidos, y muy listos, y en muy poco tiempo estaban hablando con los gobernantes del mundo, todos muy enfadados con la actitud tan sucia y contaminante que tenían con el planeta. Así que todos esperaban una explicación para un comportamiento tan poco civilizado…

– Venimos de un planeta que iba a ser destruido – comenzaron explicando-. La tierra nos gustó tanto, que estuvimos días espiando lo que hacíais los humanos, para poder quedarnos aquí haciendo lo mismo y que fuerais felices. Por eso, al ver que plantábais latas, papeles y aceites, inventamos unas máquinas carísimas que hacían lo mismo, y escondidos en disfraces de calamar, tratamos de vivir felices y en paz. ¿Estáis contentos? ¿podemos quedarnos? por fiiii….

Los calaguarris se quedaron esparando una respuesta. Pero nadie dijo nada. Todos, hasta los que lo veían por televisión, estaban rojos de vergüenza,recordando la última vez que habían tirado un papel o un poco de aceite al suelo. Y todos los que lo vimos, seguimos recordando cómo unos inocentes marcianos nos hicieron darnos cuenta de lo poco que cuidábamos el planeta.

EDAD: 4-5 años

REFERENCIA:http://cuentosparadormir.com/infantiles/cuento/los-calaguarris

                          blog2

NOMBRE Y APELLIDOS: Helena Fernández Ocaña, Grado Educación Infantil, 3º curso, turno de mañana. (Móstoles)

 

El pez Arcoiris

Imagen

Edad: a partir de 3 años.

Resumen del cuento: El pez Arcoiris es el pez más hermoso del océano, la envidia de todos los animales del mar, por sus preciosas escamas de colores. Pero es muy egoísta y vanidoso e incapaz de compartir. Cuando se ve solo y sin amigos, decide dar su tesoro más apreciado, sus escamas. 

Explicación científica: Este cuento nos servirá para trabajar entre otras, competencias sociales y la fauna propia del ecosistema acuático (peces, pulpo, estrella de mar, etc.)
Nombre y apellidos: Ana Mª Benedicto Robles. 3º Eduación Infantil (Matrícula Tarde – Asistencia Mañana)
Referencias: Este libro es del autor Marcus Pfister. El cuento ha sido utilizado como inspiración de proyectos en muchos colegios y también para la creación de vídeos y blogs de trabajo en Internet
 – Enlace a vídeo del cuento:   https://www.youtube.com/watch?v=lMYbmKXK5NA
– Enlace a blog con actividades:   http://educalim.com/biblioteca/delia/libro.html

Pez Arco Iris A3

Edad: a partir de 3 años

Resumen del cuento: El pez Arcoiris es el pez más hermoso del océano, la envidia de todos los animales del mar, por sus preciosas escamas de colores. Pero es muy egoísta y vanidoso e incapaz de compartir. Cuando se ve solo y sin amigos, decide dar su tesoro más apreciado, sus escamas.

Explicación científica: Este cuento nos servirá para trabajar entre otras, competencias sociales y la fauna propia del ecosistema acuático (peces, pulpo, estrella de mar, etc.)

Nombre y apellidos: Ana Mª Benedicto Robles. 3º Eduación Infantil (Matrícula tarde – Asistencia Mañana)

Referencias: Este libro es del autor Marcus Pfister. El cuento ha sido utilizado como inspiración de proyectos en muchos colegios y también para la creación de vídeos y blogs de trabajo en Internet.

 

https://www.youtube.com/watch?v=lMYbmKXK5NA

http://educalim.com/biblioteca/delia/libro.html

“Planeta Agua”

Imagen

Edad: a partir de cuatro años.

Cuento:

“Existe cerca de aquí, en el espacio, un planeta parecido al de ustedes, llamado Agua porque casi todo él está formado de este  elemento. Es un planeta precioso en el que hay grandes ríos con peces de todos colores, formas y tamaños. También inmensos lagos, mares y barrancos.

El mar es grandioso y quienes lo habitan procuran que siempre esté limpio. Ponen grandes multas a todas aquellas personas que tiran basuras en él o lo contaminan. Se puede beber tranquilamente el agua de las fuentes, grifos, pozos…porque está limpia y cristalina.

La vegetación es frondosa porque llueve con frecuencia lo que provoca que todas las semillas que caen en la tierra germinen y crezcan convirtiéndose en hermosas plantas.

En él viven unas personas como ustedes, pero que son de color azul y a las que sólo les gusta comer verduras y frutas, beber mucha agua, y cuidar su higiene ya que están duchándose y limpiando sus casas, calles… continuamente. No se conocen las golosinas ni los refrescos, y se vive muy feliz y de forma saludable, pues al no comer dulces, no es preciso visitar al dentista porque no hay caries en nuestros dientes, ni ir a la doctora porque no nos duele la barriguita por comer demasiado”.

Referencia: Decreto 17/2008, de 6 de marzo (Enseñanzas de la EI. Comunidad de Madrid. Corresponde al Área 2: Conocimiento del entorno. Objetivo: Conocer y valorar los componentes básicos del medio natural y algunas de sus relaciones, cambios y transformaciones, desarrollando actitudes de cuidado, respeto y responsabilidad en su conservación.

Contenido. Bloque 2: Acercamiento a la naturaleza. Curiosidad, respeto y cuidado hacia los elementos del medio natural.

Justificación: El agua para el alumnado es un elemento cotidiano, manifestando interés por ella, no sólo por estar relacionada con sus sensaciones corporales y el cuidado del cuerpo, sino con el placer que supone su contacto, manipulación en el baño e higiene, al beber, mojarse, pisarla.

El agua es un elemento natural que ocupa un lugar privilegiado en nuestro entorno. Por un lado, su escasez hace que se valore la necesidad de aprovecharla y. por otro lado,  hace  surgir la necesidad de plantear interrogantes sobre los usos que hacemos de este líquido, así como de establecer las normas adecuadas para su aprovechamiento.

 

Nombre y apellidos: Iballa Quintana Valiente.3º Educación Infantil (Matricula de tarde, asistencia de mañana).

cuentos de microbios

microbiosEL DESFILE DE LOS MICROBIOS
¡Corre, corre, ven! El desfile ya empezó
de unos raros seres que nadie imaginó.
Ni piernas, ni aletas, ni boca, ni ojitos,
son éstos los más diminutos bichitos.
Son tan pequeños que no pueden ser vistos.
“¿Seguro que no?, ¿ese zoo es tan pequeñito?”
Imagínate, si es que puedes, Zac,
un punto diminuto, un granito no más.
Rompe cada grano en otros más chiquitos.
Tendrás delante de ti miles de granitos.
Cada granito que obtengas es como un cajón,
donde microbios te caben más de un buen millón,
Donde todos tienen espacio para nadar,
dar volteretas y su cuerpo enroscar.

Salmonella typhi
(“pequeño ‘salmón’ que produce el tifus”)*
LA FIEBRE TIFOIDEA
“Sofía, no has comido ni un poquito.”
“Lo siento mamá, hoy no tengo apetito.”
“Estás cansada y pálida, ves en seguida a la cama.”
“Me duele mucho la cabeza, pero lo haré con desgana.”
Por la mañana, Sofía temblaba como un flan.
“No me toques la tripa, ¡me duele al apretar!”
Veamos el termómetro: treinta y nueve, ¡qué horror!,
y en su cuerpo manchas rojas y gran quemazón.
Lo de Sofía era de diagnóstico oscuro,
decía el médico. Y, como no estaba seguro,
lo mejor era llevarla al hospital,
donde le hicieran un examen de tipo generaL.

Nombre: Mari Carmen García Benito
Edad: 5-6 años
Categoria: cuentos
Referencia: Es sacado de la siguiente página web: http://www.reverte.com/catalogo/img/pdfs/9788429118476.pdf

Es una página muy interesante ya que mediante cuentos y poesía se puede aprender muchas cosas de los diferentes microbios.

La abeja Lea

untitled

Edad: va dirigido a niños a partir de los 4-5 años

Título: La abeja Lea

¡Chisst! ¡Chisst! Estoy aquí, debajo de estas letras.
-¿Sabes quién soy?
-Soy Lea. No, no he dicho que leas. Soy Lea, la abeja Lea, la más golosa y dulce de la colmena.
-¿Qué no sabes qué es una colmena?
-Sígueme y verás…

Has leído, me he presentado y ni siquiera te has enterado.

Si quieres distinguirme y no confundirme con las avispas. ¡Fíjate bien! No te equivoques:
– Soy de color oscuro, no amarillo.
– Tengo cuatro alas: cuatro mejor que dos.
– Seis patitas: dos, cuatro y seis.
– Dos ojos grandotes y tres chiquititos para ver en la oscuridad.
– Dos antenas que me orientan.
– Un aguijón para defenderme. ¡Por si las moscas!

¡Tatachán!

Te presento a los tres individuos que forman las colonias de las abejas:

A la izquierda, luciendo una hermosa barriga, tenemos a Pancho, representando a los zánganos. Éstos son los “hombres de la casa”, un poco gordinflones, peludos y sin aguijón. Trabajan mucho, aunque no lo creas.

La hermosa, grande, esbelta y rojiza abeja que ves en el centro es su Majestad la Reina. Se encarga de poner huevos y mantener unida a la familia. Se alimenta de jalea real que le proporcionan las obreras.

Y… A la derecha: una servidora. Represento a las abejas obreras, las “curris” de la colmena. Poseemos unas glándulas o agujerillos en la barriga por los que nos sale la cera, tenemos unas cestillas en nuestras patas para recoger polen y una gran bolsa en el estómago para el néctar.

Así nos encargamos de todo el trabajo: limpiamos y vigilamos la colmena, buscamos agua y alimento, construimos panales, alimentamos a los bebés, etc…

¡Ah! Se me olvidaba. Todas somos importantes. Dependemos unas de otras y no sobrevivimos si no nos mantenemos unidas. ¡Esos es amor!

Nuestra pequeña gran ciudad se llama colmena. Podemos construirla dentro de una roca, bajo un tejado, en el interior de un tronco hueco…

O podemos vivir en colmenas preparadas por vosotros, sí vosotros los humanos. ¡Vaya diferencia!

¡Qué comodidad! Gracias a los apicultores con sus “trajes de astronautas” tenemos mucho trabajo adelantado. Así que les cambiamos sus cuidados y atenciones por nuestros productos (miel, polen, cera…).

Éstas pueden ser sencillas, como en la que vivía mi abuela y que llamaba “caisellu” o “truébanu” o más elaboradas como este chalecito que nos ha montado nuestro amigo Api.

Me encanta vivir aquí con todas mis compañeras, una reina “pone-huevos” y algún que otro adormilado zángano.

Si me sigues y das la vuelta a la hoja entrarás en mi “hogar, dulce hogar”.
-¿Te gusta?

Mira, todas éstas, incluida yo, somos abejas obreras. Entre todas nos repartimos las labores de la casa:
– En la puerta o piquera encontrarás a Marciala, una de las abejas guardianas. Si no sabes la contraseña no te dejará pasar, así que te la chivaré bajito:
“A un panel de rica miel
diez mil moscas acudieron
que por golosas murieron
presas de patas en él”.
– De que todo este limpio y ordenado se ocupan las barrenderas. Hoy les toca a Escobilla y a Gamucina.
– Y si hay grietas o hay que hacer alguna reparación, las obreras albañiles Ladrilla y Currina acuden raudas y veloces y “con el propóleo, nuestro cemento, arreglado en un momento”.
– Entran y salen, salen y entran las pecoreadoras trayendo agua, alimento y todo lo que está feliz familia necesita. Ya ha entrado Nectarina y un poquito más rezagada pero con sus calderillas a rebosar llega a la meta, Flowerpín.
– ¿Y yo? ¿Qué hago yo? Pues, cuento esta historia que mi esfuerzo me lleva.

¿Sabrías ponerle a cada abeja el nombre que le corresponde?

¿Sabías que mi casa tiene miles de habitaciones?

Pues sí, son los panales. Las colmenas están llenas de celdillas como ésta. En muchas de ellas la reina pone los huevos, de los que saldrán pequeños gusanillos (larvas) que se convertirán en abejas grandes y fuertes como yo.

Las abejas nodrizas son las canguro de nuestros bebés y se encargan de que los pequeños estén bien alimentados. Preparan con sus mandíbulas una riquísima papilla llamada jalea real, que dan a todas las larvas durante los tres primeros días de vida. Luego, sólo las que van a ser reinas seguirán comiendo este nutritivo puré. A las demás nos darán suculentos bocadillos de pan de abeja (polen + néctar).

¡Aún queda más trabajo!… Ven, y mientras descansamos un poquito te explicaré por qué volamos de un sitio a otro.

Verás, la respuesta está en las flores. De ellas cogemos el néctar y el polen.

El néctar es un zumillo dulce que encontramos en pequeñas gotitas en el interior de las flores. Lo guardamos en una bolsa del estómago para llevarlo a la colmena y así poder hacer miel, jalea y pan de abeja.

¿Te has manchado los dedos al tocar una flor? Ese polvillo e colores es el polen. Nosotras, las abejas, lo transportamos en forma de bolitas en unas pequeñas cestas que tenemos en las patas.

¿Comprendes ahora por qué nos encantan las flores? Pero, en confianza, si quieres que te diga un secreto, nuestras preferidas son el brezo, el diente de león, el trébol blanco y el castaño. Hazme un favor, búscalas en el dibujo y escribe su nombre, así las más novatas no se despistarán.

Las flores nos agradecen todo este ajetreo, pues gracias a estos locos movimientos, llevamos el polen de unas flores a otras y así pueden dar más flores, frutos y semillas. ¡Favor con favor se paga!

Y no hay que olvidarse de recoger agua. ¡Puff! Por hoy se acabó el trabajo al aire libre. ¡Volvamos y veamos qué se cuece en la colmena!

Las elaboradoras, como si de panaderas se tratara, amasan el polen y el néctar para hacer el pan de abeja. Luego lo almacenan para tener siempre la despensa llena.

Fíjate en el dibujo. Este pan puede ser de diferentes colores dependiendo de las flores y su polen:
– Morado: si el polen es de brezo.
– Amarillo claro: si es de zarza, manzano, peral o avellano.
– Amarillo anaranjado: si es de diente de león.

¿Sabrías decir de qué flor hemos sacado el polen del pan que Polina mete en la celdilla?

En otras celdillas estas laboriosas abejas guardan el néctar hasta llenarlas. Luego las tapan con cera. Esto se llama opericular. ¡Qué palabra tan difícil! El néctar se hará líquido y se convertirá en rica y sana miel.

Al principio de la primavera recogemos agua para mezclar con la miel espesa que queda del invierno. Llevamos un buen cargamento del néctar y polen a la colmena, ya que en esta época empieza el campo a florecer.

En esta estación nos esforzamos por recoger el poco polen y el escaso néctar que queda. Recogemos propóleo para tapar las grietas de la colmena pues la próxima estación será fría.

En verano recogemos abundante agua para mantener la colmena fresquita, néctar y polen a montones, pues ha aumentado la familia y son muchos bebés a los que hay que alimentar. También recogemos propóleo de las yemas de los árboles que comienzan a brotar.

En invierno con la casa calentita y la despensa llena no hay de qué preocuparse.

Los 5 productos de una colmena:
1. La miel es nuestro alimento básico. Lo hacemos con el néctar recogido de las flores que transportamos en unos sacos especiales de nuestro estómago. Luego lo metemos en nuestro almacén, lo tapamos con cera y esperamos que madure.
2. El polen lo transportamos hecho bolitas en los cestillos de nuestras patas. Polen y néctar es la receta de nuestro pan.
3. El propóleo que recogemos de las yemas y los brotes de los árboles nos sirve para tapas las grietas y unir las piezas de la colmena. Es el cemento y pegamento de los albañiles.
4. La jalea real que producimos las obreras alimenta a las larvas y a la reina. Adivina de cuál e estos productos proviene mi nombre.
5. La cera nos sale de unos pequeños agujeros (glándulas) que tenemos en nuestra barriguilla (abdomen), nos sirve para construir las paredes y tapar las celdas que contienen miel para que ésta madure. Cerramos con cera también las cunas de las larvas. Así cercaditas se transforman en abejas adultas.

FIN.

Explicación científica: La principal función de las abejas es la de polinizar, y este cuento intenta explicar la importancia de la labor que las abejas tienen para el sostenimiento de la vida de todo ser vivo. Las abejas, aunque aparentemente no parezcan más que un insecto más, tiene una función esencial en esto. Es importante también concienciar a los niños de que todo ser vivo tiene su función y que ésta repercute en las funciones de los otros. Como dice el cuento “todos somos necesarios”.

Nombre y apellidos: Marta del Campo (Grado Educación Infantil – 3ºB, Móstoles)

Referencias: este texto está copiado textualmente de un cuento facilitado en la siguiente dirección web: http://es.calameo.com/read/000132509463c47defcd3

“El Sistema Solar”

Titulo: “EL SISTEMA SOLAR”

images
Edad: 4-5 años

Vamos a contar la historia del Sr. Sol y sus 8 planetas a los que cuida y protege, ayudado con la importantísima colaboración de Doña Gravedad.

Hace mucho, mucho tiempo nuestro amigo y protagonista el Sr. Sol era por aquel entonces como una nube muy, muy, muy grande, mucho más grande de lo que os estéis imaginando y estaba formada de gas y polvo que flotaba en el espacio.

Lo único que conocía el Sr. Sol desde que tenía memoria, era a su amiga Doña Gravedad, de aspecto serio y muy, muy fuerte. También era muy cuidadosa y siempre estaba pendiente de que ni la más pequeña partícula se escapara de su territorio.

Doña Gravedad le ayudaba al Sr. Sol a mantener el polvo y el gas unidos, sin dejarlos salir del interior de la gran nube.

Aún así se encontraban muy solos. Un día decidieron que tenían que hacer algo para estar acompañados y dar más alegría y colorido al vacío espacio, recordad que no había nada más.

Doña Gravedad hizo uso de todas sus fuerzas consiguiendo que el polvo y el gas se juntaran más y más y más.
De esta forma la grandísima nube se fue haciendo muy poco a poco , mucho más pequeño; la apretó tanto, pero tanto, tanto que la parte central más profunda de la nube empezó a arder.

Pero…. no os penséis que era una llamita suave y delicada, que va. Era una súper llama, gigantesca, colosal y muy, muy caliente.

En el momento que la bola de gas se incendió, muchísimas piedrecillas, salieron despedidas hacia el espacio.

Pero Doña Gravedad siendo tan fuerte y además tan cuidadosa y obstinada, no quiso que las piedritas se alejaran mucho y las dejó flotando en el espacio, más o menos cerca de la gran bola encendida en que se había convertido el Sol.

Todos estos pequeños trocitos giraban alrededor del Sol repartidos, unos más cerca, otros más lejos. Según el sabio criterio de Doña Gravedad, que resulto ser también muy organizada.

Mucho, pero que mucho tiempo después de que el sol empezara a arder, Doña Gravedad se entretuvo haciendo que las piedrecitas se unieran unas con otras formando grupos de diferentes tamaños, colores y materiales. De este modo era más fácil controlarlas si se juntaban haciendo bolas grandes, que esparcidas por el espacio.

Así fue como nacieron los “Planetas”, que juegan girando alrededor del Sol, recibiendo todos, su calor y su luz. Era maravilloso ver a los 8 planetas juntos, pero eso sí, cada uno en su sitio.

A doña Gravedad ya solo le faltaba poner un nombre a cada planeta.

Empezó por el que se encontraba más cerca del Sr. Sol. Doña Gravedad observó que estaba hecho de fuertes rocas y tenía muchas heridas en su cara, además iba muy deprisa girando alrededor del sol.

– ¡Qué gracioso eres! Por ser tan veloz te llamaré MERCURIO, y no dejes de moverte así de rápido o el sol te atrapará y te dará un caluroso abrazo.

Doña Gravedad prestó atención al segundo planeta que giraba alrededor del Sr. Sol.

– ¡Qué bonito, como brillas¡ Eres más grande que tu hermano Mercurio y tienes una capa muy espesa de nubes que te rodea , que raro andas, giras al revés que el resto de tus hermanos, te llamare VENUS, te recuerdo que no dejes de girar alrededor del sol , o te atrapará.

El tercer planeta resultó ser muy bonito y especial.

– ¡Pero bueno¡ ¿ A ti que te ha pasado? ¡Estás todo mojado¡- dijo Doña Gravedad.- Tienes agua por todas partes, también veo que tienes grandes extensiones de tierra y una fina capa de aire te rodea; estate atento porque todos estos detalles son muy importantes para que puedan vivir en un futuro personas animales y plantas, te llamare TIERRA.

Justo cuando iba a pasar al siguiente planeta, Doña Gravedad, vio algo que se escondía tras la Tierra.

– ¡Eh, tú! ¡No te escondas que te he visto, sal de ahí detrás!
– Es mi gran amiga La Luna.- respondió la Tierra saliendo en su defensa.- siempre viaja conmigo, somos inseparables. Cada 28 días la Luna da una vuelta sobre mí. Y la veo con formas diferentes. Unas veces está redonda, redonda y brilla mucho y otras veces parece una cunita. Hay días que no la puedo ver porque se esconde muy bien. Pero siempre acaba apareciendo y brillando como una gran farola.
– Pues no se hable más, y seguir vuestro viaje, les dijo Doña Gravedad.

El siguiente planeta era más pequeño que la tierra y de un fuerte color rojo.

– “Claro como tienes mucho hierro”, dijo Doña Gravedad, pareces una gotita de sangre colgada del cielo. Déjame pensar un poco y encontraré un nombre para ti. Ya está, ya lo tengo. Te llamarás MARTE.

Antes de pasar al siguiente planeta, repasó la lista de los nombres que había puesto, Mercurio, Venus, Tierra, Marte; eran los más cercanos al sol, todos ellos estaban hechos de rocas muy duras, los que quedaban aún eran grandísimas bolas de gas, planetas enormes, pero más pequeños que el Sr. Sol.

– Vamos a ver, ese mayorzote.- dijo Doña Gravedad señalando con el dedo. Sí tú, no te hagas el despistado. Tienes unas bonitas rayas en tu cara y veo que muchas lunas te acompañan, espero que seáis buenas amigas. Como eres el más grande de todos, te llamaré JÚPITER;
Tú que eres el mayor de todos vas a tener una gran responsabilidad: ¡vas a cuidar a tus hermanos¡ Te encargarás de atrapar esas bolas que se han quedado sueltas por el espacio, esas que no han querido unirse a ningún planeta y que viajan alrededor del Sr. Sol. Son los asteroides y cometas. Evitando de este modo que puedan acabar chocando contra tus hermanos pequeños. Estoy dispuesta a ayudarte en esta tarea.

– ¡Qué cansada estoy! – dijo Doña Gravedad, pero he de seguir, tan solo me quedan tres planetas más. – ¡Pero bueno! -dijo Doña Gravedad.- Si tú, el del aro, el que está jugando con ese anillo alrededor de la cintura. A ver cuéntame de dónde has sacado ese aro gigante que rodea tu barrigota.
– Hace mucho tiempo, dos de mis lunas estaban jugando, se acercaron demasiado y acabaron chocando entre sí. Y… se hicieron polvo, se partieron en miles de pedazos que se quedaron girando a mi alrededor y no hay manera de separarme de ellas. Aunque, si le digo la verdad a mÍ me gusta mucho este aspecto, me da un toque especial.

– ¡Interesante! Tengo un nombre muy bonito y que te quedara muy bien, serás, SATURNO, el del anillo.

Los dos planetas que quedaban eran también grandes bolas de gas aunque más pequeños que sus hermanos Júpiter y Saturno. Los dos tenían un precioso color azulado provocado por el tipo de gas del que estaban hechos.

Un gas que nosotros en la tierra utilizamos a veces para calentar el agua y cocinar y que se llama, Metano. También estaban acompañados por algunas lunas.

Doña Gravedad, de repente, se quedo en silencio, cerró y abrió los ojos varias veces porque no podía creer lo que estaba viendo, uno de ellos giraba muy inclinado… -¿Qué te ha pasado para girar así?

-Pues que hace tiempo, un cometa muy, muy grande que iba de visita al sol a toda velocidad.¡ Y como corría tan rápido¡, ¡no me di cuenta y no tuve tiempo para apartarme¡ y … zas me dio un pequeño empujón, dejándome así para siempre, dijo el planeta…

– No te preocupes -le animó Doña Gravedad, el planeta Saturno que tienes delante te animará con su precioso anillo, haciendo que se te olvide este inoportuno incidente .Vamos a buscar un nombre para ti. A tí te llamaré ¡URANO!

Solo faltaba uno por nombrar.

– Eres el último y más alejado de todos los planetas, dijo al fin Doña Gravedad. Veo que estas hecho de gas, y tienes también un bonito color azul, al igual que tu vecino el planea Urano., Desde donde tú estás el Sr. Sol casi no se distingue del resto de las estrellas. A ti te llamaré NEPTUNO.
Por lo que puedo ver eres el más lento de toda la familia de planetas. A tí si que te va costar dar una vuelta alrededor del Sr. Sol, por lo menos, y calculando por lo bajo unos 160 años.

Ha sido un trabajo complicado poner nombre a todos los planetas, pero por fin estáis todos colocados en vuestro sitio y con un bonito nombre para poder recordaros a todos les dijo Doña Gravedad.

Podéis girar alrededor del Sr.Sol sin miedo a perderos y a chocar unos con otros. Si mantenéis vuestra velocidad mientras giráis, alrededor del Sol, este no podrá atraparos. No tengáis ningún temor porque YO, Doña Gravedad, estaré vigilando y cuidando de que nada os suceda.

Y así, es, como desde hace tanto, tanto tiempo los 8 planetas, MERCURIO, VENUS, TIERRA, MARTE, JUPITER, SATURNO, URANO y NEPTUNO, giran alrededor del Sol, recibiendo su calor y su luz; vigilados muy de cerca y siempre acompañados por Doña Gravedad que no permitirá que nada malo les suceda.

Explicación científica: Con este cuento se les enseña a los niños como se formo el sistema solar, así como los planetas y satélites más importantes que lo componen. Con el personaje de la gravedad, se le cuenta de una forma lúdica, y al mismo tiempo se le transmite este concepto que para ellos parece muy abstracto.

Me pareció una forma muy interesante de enseñarles este tema y por eso decidí elegir este cuento.

Referencia: http://astronomicamiranda.es/PDFS/lasenoragravedad.pdf

Autor: Xiomara Gámez Polonio

Cuento: “¡Sol es genial!”

 

Título: “¡Sol es genial!”

Edad: 3-4 años

Os voy a contar la historia de una amiga muy especial, mi amiga Sol.

Sol es una niña de 4 años muy risueña y curiosa, la encanta aprender y vivir nuevas aventuras cada día, tiene su cuarto decorado con estrellas, planetas, satélites que disfruta observando. Los papás de Sol llevaban unos días preocupados por ella porque la notaban un poco triste, se decidieron a preguntarla por qué ya no sonreía y ésta les contestó que sus amiguitos del  colegio llevaban varios días haciendo burlas sobre su nombre. Algunos niños la decían que tenía nombre de chico, otros que eso no era un nombre de persona, que no se acercaban a ella porque se iban a quemar y otros simplemente se reían con las burlas.

Los papás de Sol la preguntaron – ¿Sabes qué es el Sol?, y ésta enfadada respondió – Es una bola de fuego que solo sirve para hacer daño.  Ante esta respuesta mamá María, así se llamaba la madre de nuestra amiga, la explicó lo siguiente – Mi niña, el Sol es una estrella muy grande, más grande  que la Tierra donde vivimos y es tan importante que los planetas, asteroides, meteoritos, etc. Giran a su alrededor y ¿sabes?, tenemos mucha suerte de que el Sol  sea la estrella que está más cerquita de la Tierra porque gracias a ello podemos vivir, ya te he contado alguna vez que nos da la luz y calor que necesitamos. Sol se quedó encantada escuchando  a su mamá pero aún no entendía por qué se metían con ella – Mamá ¿Por qué me pusiste este nombre? ¿Por qué si se ríen de mi?…- dijo cabizbaja. María respondió – Cariño, elegí tu nombre porque como el Sol tú me das vida, iluminas mis días y me das calor, eres lo más importante para mí. Si esos niños se ríen de ti es porque aún no saben lo necesario que es tener Sol para vivir,  habla con ellos y explícales todo lo que sabes ahora- ambas se abrazaron y se quedaron en silencio.

Al día siguiente de hablar con su mamá Sol acudió a clase y explicó a sus amigos con ayuda de la profesora lo importante que es nuestra estrella “El Sol”, aprendieron que las plantas, los animalitos y  las personas necesitan su luz y calor, conocieron como era mediante fotos, vídeos e incluso hicieron sus propios dibujos, bajaron las persianas y se quedaron un rato a oscuras, al subirlas el Sol parecía más resplandeciente que nunca, la profesora explicó que todas las estrellas brillan pero que veíamos al Sol brillar más que a ninguna porque estaba más cerca. Después de la explicación hubo varias preguntas – ¿Creéis que sin el Sol podríamos vivir? ¿Os gustaría estar siempre a oscuras? ¿Y en un planeta congelado? ¿Os gusta que haya diferentes estaciones? ¿Y que tengamos día y noche?. Tras responder a todas los amigos de Sol se dieron cuenta de que se habían portado muy mal al burlarse de ella, la pidieron perdón y quisieron preguntarla más sobre todo lo que sabía acerca de las estrellas y el universo. Ese día todos contemplaron el cielo de una forma diferente y esperaron a que el Sol se escondiera para darle las gracias y las buenas noches antes de saludar a la Luna.

Explicación científica:  Mediante este cuento trabajamos con nuestra estrella el Sol que tiene un papel imprescindible  en la adquisición del concepto de tiempo (día y noche) (Estaciones)  y es importante que conozcan lo que nos aporta y cómo se producen los distintos fenómenos. Trabajamos también los valores como tema transversal fundamental.

El cuento se realizaría de una forma interactiva, con preguntas y explicaciones de por medio y apoyándonos en imágenes que refuercen los conocimientos.

Autor: Sandra Espada Arquero.

 

 

DON ARBOLÓN

arbol

Edad: 3-4 años.

DON ARBOLÓN

 

Había una vez un colegio que se llamaba “Los Árboles”, ¿Sabéis porqué?, pues porque tenía su patio lleno de árboles. Los había chiquititos, también medianitos, grandes, y había uno que era enorme, un viejo árbol que estaba justo en mitad del patio. Se llamaba Don Arbolón y ocupaba aquel espacio desde mucho antes de que se construyera el colegio. Don Arbolón quería mucho a todos los niños que habían pasado por aquel colegio y los niños le querían mucho a él. Bajo su sombra los niños descansaban, merendaban, jugaban a los cromos, se contaban hasta sus secretos más grandes. Y Don Arbolón, impasivo, siempre acariciaba con la sombra de sus ramas a aquellos niños que tanta compañía le hacían y tanto confiaban en él.

 

Un día Don Arbolón apareció malito, con un gran agujero en su tronco y habiendo perdido todas sus hojas. Las señoritas del colegio, preocupadas, llamaron corriendo a unos señores jardineros, quienes con muy poco amor a la naturaleza y sólo con ganas de ganar dinero, ni tan siquiera se preocuparon por Don Arbolón, y al verlo tan viejecito propusieron arrancarlo y plantar en su lugar muchos árboles jóvenes.Los niños cuando oyeron aquello, sin premeditarlo, se levantaron de golpe y cogiéndose de sus manitas rodearon a Don Arbolón cantando “Don Arbolón no se va del colegio…Don arbolón se queda aquí…porque todos los niños… queremos mucho a Don Arbolón”.Las señoritas inmediatamente echaron a aquellos señores y llamaron a un viejo jardinero que vino muy deprisa con una gran maleta. Cuando vio a Don Arbolón, le tomó la temperatura, la presión, le miró la garganta…. y al ratito dijo, “necesito tierra para prepararle su medicación”. Los niños corriendo fueron a por tierra y en un gran cubo se la trajeron. El viejo jardinero mezcló con la tierra jarabe, gotitas, unos polvos y lo extendió todo en el suelo rodeando a Don Arbolón, dándole unas cariñosas palmaditas en su tronco al marchar.Todos se fueron a casa preocupados por Don Arbolón y cuando llegaron al día siguiente ¡sorpresa!, Don Arbolón ya no tenía aquel enorme agujero en su tronco y todas las hojitas habían vuelto a brotar en sus ramas. Los niños, muy contentos, rodearon nuevamente con sus manos a Don Arbolón y con mucha alegría cantaron: “Don Arbolón ya no está malito, Don Arbolón se ha curado ya, todos los niños, queremos mucho a Don Arbolón”.Don Arbolón sonrió a su manera, haciendo un simpático movimiento de todas sus ramas y el sol que iluminaba el patio del colegio brilló con mucha más intensidad, participando de aquella alegría que inundó aquella mañana el colegio “Los Árboles”.

Explicación científica: este cuento trata de como hay que cuidar la naturaleza, especialmente los árboles. Nos explica qué necesitan los árboles para crecer y recuperarse.

Vanessa Montero Hernández

Enlace:

http://isabel-cienciasnaturales.blogspot.com.es/2011/10/cuentos-infantiles.html