LA LEYENDA DEL SOL Y LA LUNA

sol y lunaEl amor entre el Sol y la Luna era inmenso. Pero un día Dios los separó. Cada uno tenía que cumplir su función; el Sol daría luz y calor por el día y la Luna luz en las noches.
La tristeza de ambos era tan grande que Dios decidió crear el eclipse. Cuando miras al cielo y ves a la Luna y al Sol juntos están queriéndose con mucho amor ya que este encuentro sucede muy pocas veces en la vida de ellos.

Edad: a partir de los cuatro años.

Temporalización:

El tiempo de preparación previa antes de comenzar la actividad será de unos 5 minutos. Explicaremos a los niños que la maestra contará un cuento relacionado con el tema dado en clase.

El tiempo de desarrollo del verdadero experimento será de unos 10 minutos. La maestra contará el cuento a los niños y después les preguntará que han aprendido, si lo han entendido, si les ha gustado…

Riesgo: no hay riesgo de ningún tipo.

Recursos:

Humanos

La actividad será dirigida y organizada por la maestra de los niños.

Materiales

El cuento ilustrado con imágenes del Sol y la Luna

Presupuesto orientativo: los recursos económicos para esta actividad serán mínimos ya que la maestra escribirá el cuento y ella dibujará las ilustraciones. Alrededor de tres euros.

Objetivos didácticos:

• Desarrollar la imaginación
• Comprender el fenómeno científico del eclipse
• Conocer los principales astros del planeta Tierra
• Atender a las explicaciones y cuentos y lograr el disfrute de estas actividades y las demás planteadas

Desarrollo:

La actividad se llevará a cabo en el aula. Previamente la maestra habrá realizado el cuento y también habrá dibujado las ilustraciones del cuento, en este caso el Sol y la Luna. Después se les contará a los niños el cuento.

Este cuento tiene la finalidad de que los niños comprendan la parte científica del eclipse: ¿ en qué consiste un eclipse?. Además de que los alumnos conozcan elementos muy importantes del cielo como el Sol, la Luna y las estrellas.

¿Por qué ocurre el eclipse?

Es un hecho en el que la luz procedente de un cuerpo celeste es bloqueada por otro. La palabra eclipse quiere decir “desaparición” “ abandono”.

A los alumnos no les explicaremos esto puesto que no lo entenderían. Por eso utilizamos el recurso del cuento porque para ellos resulta mas fácil, ameno y divertido.

Conclusiones:

La actividad se caracteriza por la sencillez a la hora de realizarla, no hay complicaciones en la elaboración del cuento ni en la explicación de este ante los niños y niñas. Además la explicación del fenómeno científico que se pretende transmitir a través del cuento se desarrollará de forma comprensible para los alumnos y sobre todo de una manera divertida.

Tal vez podrían haber colaborado los niños a la hora de hacer los dibujos. Se podría haber hecho una actividad previa en la que los niños cooperarían. Estos serían algunas modificaciones o variaciones para mejorar esta actividad

Este experimento es un recurso creativo y ayuda a los pequeños a comprender la ciencia a través de la imaginación y la creatividad.

http://www.poemasyrelatos.com/principales/leyendas/048_leyenda_sol_yla_luna.php

El cuento es copiado literalmente de Internet a excepción del título y el dibujo

CUENTO:

Cuando el SOL y la LUNA se encontraron por primera vez, se apasionaron perdidamente y a partir de ahí comenzaron a vivir un gran amor.

Sucede que el mundo aún no existía y el día que Dios decidió crearlo, les dio entonces un toque final… el brillo!!!

Quedó decidido también que el SOL iluminaría el día y que la LUNA iluminaría la noche, siendo así, estarían obligados a vivir separados.

Les invadió una gran tristeza y cuando se dieron cuenta de que nunca más se encontrarían…

La LUNA fue quedándose cada vez más angustiada. A pesar del brillo dado por Dios, fue tornándose solitaria.
El SOL, a su vez, había ganado un título de nobleza: “ASTRO REY”, pero eso tampoco le hizo feliz.

Dios, viendo esto, les llamó y les explicó: “No debéis estar tristes, ambos ahora poseeis un brillo propio.”

“Tú, LUNA, iluminarás las noches frías y calientes, encantarás a los enamorados y serás frecuentemente protagonista de hermosas poesías.”

“En cuanto a ti, SOL, sustentarás ese título porque serás el más importante de los astros, iluminarás la Tierra durante el día, proporcionarás calor al ser humano y tu simple presencia hará a las personas más felices.”

La LUNA se entristeció mucho más con su terrible destino y lloró amargamente… y el SOL, al verla sufrir tanto, decidió que él no podía dejarse abatir más, ya que tendría que darle fuerzas y ayudarle a aceptar lo que Dios había decidido.

Aún así, su preocupación era tan grande que decidió hacer un pedido especial a Dios:
“Señor, ayuda a la LUNA, por favor, es más frágil que yo, no soportará la soledad…”
Y Dios… en su inmensa bondad… creó entonces las estrellas para hacer compañía a la LUNA.

La LUNA siempre que está muy triste recurre a las estrellas, que hacen de todo para consolarla, pero casi nunca lo consiguen.

Hoy, ambos viven así… separados, el SOL finge que es feliz y la LUNA no consigue disimular su tristeza. El SOL arde de pasión por la LUNA y ella vive en las tinieblas de su añoranza.

Dicen que la orden de Dios era que la LUNA debería de ser siempre llena y luminosa, pero no lo consiguió… porque es mujer, y una mujer tiene fases. Cuando es feliz, consigue ser Llena, pero cuando es infeliz es menguante y, cuando es menguante, ni siquiera es posible apreciar su brillo.

LUNA y SOL siguen su destino. Él, solitario pero fuerte; ella, acompañada de estrellas, pero débil.

Los hombres intentan, constantemente, conquistarla, como si eso fuera posible. Algunos han ido incluso hasta ella, pero han vuelto siempre solos. Nadie jamás consiguió traerla hasta la Tierra, nadie, realmente, consiguió conquistarla, por más que lo intentaron.

Sucede que Dios decidió que ningún Amor en este mundo fuese del todo imposible, ni siquiera el de la LUNA y el del SOL… Fue entonces que Él creó el Eclipse.

Hoy, SOL y LUNA viven esperando ese instante, esos raros momentos que les fueron concedidos y que tanto cuesta que sucedan.

Cuando mires al Cielo, a partir de ahora, y veas que el SOL cubre la LUNA, es porque se reclina sobre ella y comienzan a amarse. Es, a ese acto de Amor, al que se le dio el nombre de Eclipse.

Es importante recordar que el brillo de su éxtasis es tan grande que se aconseja no mirar al Cielo en ese momento… tus ojos podrían cegarse al ver tanto Amor.

FIN

Jennifer Victoria Vázquez Vázquez

Advertisements

¡Nuestro eclipse solar!

Los rayos de sol inciden principalmente en la luna, la que provoca que parte de la tierra quede en sombra.

Los rayos de sol inciden principalmente en la luna, la que provoca que parte de la tierra quede en sombra.

Resumen:

En este experimento se realizará a tamaño miniatura, una representación de un eclipse de Sol.

Edad  

A partir de 4 años.

Temporalización

Tiempo de preparación previa: 5 minutos.

Tiempo de desarrollo:  10- 15  minutos.

Riesgo:

1

Recursos:

  • Una caja de zapatos
  • Témperas
  • Brocha
  • Regla
  • Lápiz
  • Punzón
  • Dos pelotas de poliespan, una de mayor tamaño que la otra.
  • Dos alambres.
  • Una linterna.

Presupuesto:

Dado que podemos disponer de la mayoría de los materiales en el aula o en el hogar solo habrá que comprar las dos pelotas de poliespan por un valor de 0,15 céntimos cada una.

Objetivos didácticos:

Con este experimento se pretende dar a conocer a los alumnos el fenómeno del eclipse de sol. Gracias a él podrán entender de una forma sencilla la manera en la que este se produce, logrando que al final del desarrollo entiendan la manera de la que se produce este fenómeno. Además, como objetivo algo secundario, podrán entender mejor cómo son el universo, la tierra y la luna ya que tendrán que decorar diferentes objetos simulando estos tres elementos. El paso de la decoración no es realmente necesario para el experimento, pero es un paso positivo en el aprendizaje de los alumnos.

Desarrollo:

  • Preparación :

Este experimento se realizará cuando se desarrolle el temario sobre el universo, en el que tras estudiar los componentes de este, se les hablará sobre los diferentes efectos de el sol, la luna y la tierra en el universo.

Se les explicará a los niños más teóricamente antes de comenzar en qué consiste un eclipse de sol y cómo se posicionan entre ellos cuando se produce este fenómeno. Para ello, se les irán enseñando los materiales explicando detalladamente qué función hará cada uno. Así, se les dirá que la pelota grande hará de la tierra (que podrán decorar ellos si quieren), la pequeña de la luna (que también podrán decorar) y una linterna de mano hará de sol.

  • Procedimiento :

Una vez hayan decorado las pelotas de manera que se asemejen a la tierra y a la luna pintarán la caja de zapatos por dentro con témpera negra.

Después de que la caja se haya secado se trazará con una regla y un lápiz una arista diagonal en el interior de la caja con la que estamos trabajando. Sobre esta arista se harán con un punzón, dos agujeros, uno en el centro de la caja y el otro a unos 10 cm de separación del primero.

Posteriormente, se clavará cada alambre en su respectiva pelota y se sujetarán a los agujeros hechos anteriormente procurando que queden a la misma altura.

Tras esto, se realizará una abertura cuadrada en un lateral de la caja y un agujero de aproximadamente 2 cm de diámetro en la arista más cercana a la primera pelota (la que actúa como luna).

Por último, le pondremos la tapa a la caja y enfocaremos con la linterna por la arista en la que hemos hecho el agujero. La abertura cuadrada servirá para que podamos observar el fenómeno de dentro de la caja: el eclipse solar.

Explicación científica :

los rayos de luz producidos por la linterna enfocarán a la luna, la cual se podrá ver sin problemas. En cambio, la tierra solo será iluminada por una pequeña parte, ya que la luna está delante de ella impidiendo que los rayos solares lleguen en su totalidad.

Conclusiones:
Es una actividad que facilita mucho la comprensión de los eclipses solares. Además es entretenida porque permite el uso de témperas y una posterior observación individual que aumenta en ellos la curiosidad.

Almudena Herreros Alonso 3A Educación Infantil