Gota a gota

 

Resumen:

Al poner un hielo coloreado en un vaso de aceite, vamos a observar que cuando se derrite el hielo forma gotas de agua que se precipitan al fondo.

Edad:

Este experimento va dirigido a niños a partir de 3 años.

Temporalización:

–          Tiempo de preparación previa: La noche anterior al día del experimento para que el hielo se haga completamente.

–          Tiempo de desarrollo: El tiempo de desarrollo será aproximadamente 10 minutos.

Riesgo (0 a 3)

0 

Recursos y presupuesto orientativo:

–          Materiales:

  • Vaso de plástico transparente (0,18€ la unidad).
  • Aceite de girasol (1,30€ la botella).
  • Cubitera (1€)
  • Tapón de corcho (reciclado de casa).
  • Colorante alimenticio (1,60€).

–          No materiales:

  • Agua.
  • Personal docente.

Objetivos didácticos:

–          Trabajar con los alumnos los cambios de estado del agua como la solidificación y la fusión.

–          Trabajar con los alumnos la flotabilidad y la densidad de los líquidos.

Desarrollo:

–          Preparación: Llenar la cubitera de agua y añadir en cada uno de los cubitos una gota de colorante alimenticio del color que se prefiera y un trozo de corcho, meter la cubitera al congelador y esperar hasta el día siguiente para que los cubitos de hielo estén bien formados.

–          Procedimiento: Colocar el vaso de plástico encima de la mesa y llenar con aceite tres tercios del vaso. A continuación daremos un cubito de hielo a cada uno de los niños, observaremos que cambio ha sufrido el agua y a continuación les diremos que lo coloquen dentro del vaso y vean como flota. Finalmente esperamos para ver cómo, a medida que se derrite el hielo, el agua tintada desciende hasta el fondo del vaso en forma de gotas.

Explicación científica:

En primer lugar el agua puede cambiar de estado, es decir, al sufrir una disminución de la temperatura se solidifica (proceso de solidificación) y al sufrir un aumento del calor se derrite (proceso de fusión). Por otro lado el agua y el aceite no tienen la misma densidad. El agua es más densa que el aceite por lo tanto al derretirse se precipita hacia el fondo del vaso en forma de bolas, haciendo que el aceite siempre quede por encima. Gracias al corcho conseguimos que el cubito del hielo flote sobre el aceite, ya que debido a que es de origen vegetal está compuesto por millones de células muertas entre las cuales se encuentra un gas parecido al aire, lo que hace que flote casi en cualquier líquido haciendo que el cubito de hielo no se hunda hasta el fondo del vaso.

Conclusión:

Se trata de un experimento muy visual y motivador para los niños ya que a través de él se pueden trabajar los diferentes cambios de estado del agua fácilmente, además de conceptos como la densidad y la flotabilidad.

Nombre y apellidos del alumno: Alba Ruiz.

Referencias

–          http://www.youtube.com/watch?v=lqHK_d8crkE

–          http://fq-experimentos.blogspot.com.es/2009/11/deshielo-verde.html

–          http://www.raffercor.com/doc/es-el_corcho.pdf

–          Temario de la asignatura Didáctica del Conocimiento del Medio Natural, 3º Educación Infantil, Universidad Rey Juan Carlos (Móstoles).

¿Sabrás absorber por una pajita?

Resumen:  Un sencillo experimento en el que mezclamos ¡Magia y ciencia!

Imagen:  foto pajita

Edad: A partir de 3 años

Temporalización:

Tiempo de preparación previo: 2 minutos

Tiempo de realización: 3 minuto

Riesgo: 1 (hay que realizar un agujero en una pajita con un alfiler, en este paso necesitarán la ayuda de un adulto)

Recursos:

Materiales: Pajitas, un vaso y agua

Personales: El profesor o un adulto

Presupuesto orientativo:

Pajitas: 1€

Vaso: material escolar

Objetivos didácticos:

-Potenciar y desarrollar el pensamiento científico a través de la experimentación

-Despertar el gusto por la ciencia y la experimentación

Desarrollo:

Preparación: Llenaremos un vaso con agua. Posteriormente necesitaremos dos pajitas, a una de ellas la haremos un agujero con un alfiler (de modo que no se vea) y a la otra nada.

Desarrollo: Les mostraremos a los niños como absorbiendo con una pajita y poniendo el dedo encima (tapando el orificio superior) el agua se mantendrá dentro de la pajita (todo esto con la pajita correcta o bien tapando los agujeros con los dedos de la agujereada). A continuación le pediremos a alguno de los niños que repita la operación, en este caso le daremos la pajita con el agujero y no conseguirá hacerlo. Posteriormente les explicaremos que la pajita tiene un agujero y que no pueden hacerlo por este motivo. Les dejaremos tiempo para que los niños practiquen y luego puedan hacer ellos ¡su propia “magia”!

Explicación científica: Cuando la pajita no tiene agujero y absorbemos el líquido sube hasta arriba porque estamos absorbiendo el aire que hay dentro. Si absorbemos en la pajita que tiene el agujero constantemente esta entrando aire del exterior por lo que no conseguiremos que el agua suba.

Conclusión: Es un experimento muy llamativo y que les gusta mucho ya que luego lo pueden realizar ellos mismos y convertirse en auténticos “mago-científicos”

Nombre: Almudena Gómez 3º Mañana

Referencia: Charla de creatividad

Controlando el tiempo

Relojdesol

Resumen: Realizaremos un reloj de sol para que los propios niños sean capaces de conocer las horas y por lo tanto conozcan la importancia del sol en la medida del tiempo. También lo utilizaremos para comprobar el movimiento de rotación de la Tierra.

Edad: A partir de 4 años, que aunque todavía no tienen la organización temporal asimilada, sí que reconocen los números.

Temporalización:

–          Tiempo de preparación previa: 3-5 min. (preparación de materiales)

–          Tiempo de desarrollo: 10 minutos aproximadamente en elaborar el reloj. Después se tardarán las horas correspondientes para la realización de las marcas (14 h aprox; horas de sol al día)

Riesgo (numerado del 0 al 3): 1. Si lo realizan niños pequeños es conveniente que lo hagan bajo la supervisión y ayuda de un adulto, puesto que utilizaremos las tijeras, un compás y un palillo punzante.

Recursos:

–          Materiales: cartón, unas tijeras, lápiz o rotulador, 1 varilla o palillo largo (de unos 25 cm, por ejemplo el de los pinchos morunos), 1 compás,  1 reloj y el sol.

–          Espaciales:patio del colegio, o cualquier lugar donde dé el sol todo el día.

–          Personales:profesor/a o cualquier adulto.

Presupuesto orientativo: cartón (cualquier caja grande), tijeras, compás, lápices y rotuladores (material del aula), 1 varilla (un paquete de 50 unidades, 1€ aprox.), 1 reloj (se puede traer de casa) y el sol (es de todos). TOTAL= 1€.

Objetivos didácticos:

–          Fomentar su curiosidad por el mundo y el paso del tiempo.

–          Conocer el paso del tiempo de forma diferente. Las horas en punto.

–          Reconocer la importancia del sol en la medición del tiempo.

–          Relacionar este experimento con el movimiento de rotación de la Tierra.

Desarrollo:

–          Procedimiento:

  1. Dibujar sobre el cartón con un compás un círculo de 20 cm de diámetro aproximadamente y recortarlo. (foto1)
  2. Le hacemos un agujerito en el centro e introducimos la varilla de manera que el pincho quede en la parte de abajo. (foto2)
  3. Clavamos la varilla en el suelo en una zona que tenga mucho sol todo el día. El cartón debe de quedar recto y paralelo al suelo. (foto3)
  4. Con el lápiz/rotulador marcamos la sombra que proyecta la varilla en las horas en punto hasta completarlo. (foto4)

–          Explicación científica:

La Tierra gira a velocidad constante alrededor del Sol. Por eso nos parece que el Sol viaja cruzando el cielo. A mediodía se encuentra en el punto más alto de su recorrido, mientras que por la mañana y por la noche está casi pegado al horizonte.

El movimiento de la Tierra hace que la posición del Sol varíe a lo largo del día, por lo tanto la sombra que ejerce sobre la varilla también lo hará en función de la hora que sea.

Por la mañana la sombra apunta al oeste, y es alargada y delgada.

A mediodía se vuelve más corta y señala el norte (si estamos en el hemisferio septentrional) o bien al sur (si estamos en el meridional).

Por la tarde, la sombra de la varilla apunta al este.

Conclusiones: es un experimento sencillo y muy económico que se puede realizar a cualquier edad (incluso de adultos). Es interesante conocer otras formas de controlar el tiempo, además de que acercamos a los niños a la naturaleza y a las posibilidades de su entorno.

Referencias: Experimentos para cada día de la primavera”; Anita van Saan.

Nombre y Apellidos: Paloma Díaz García, 3ºA

El más rápido

foto 1 lentejas

(Foto 1 Lentejas)

foto 2 judias

(Foto 2 Judías)

foto 3 planta individual(Foto 3 Planta individual)

foto 4 jardin de clase

(Foto 4 Jardín de clase)

Resumen

Vamos a crear un jardín en la clase, para ello necesitamos legumbres, preferiblemente judías y lentejas (pues son las que antes crecen).

Edad: A partir de 3 años. (Segundo ciclo Educación Infantil)

Temporalización:

 Tiempo de preparación previa: 2 semanas (tiempo para que crezcan los brotes).

Tiempo de desarrollo: desde que comienza la primavera en adelante, se puede mantener el jardín durante todo el curso.

Riesgo:

0, no hay ninguna sustancia nociva para la salud en caso de manipulación o ingestión.

Recursos y presupuesto estimado:

Materiales:

  • Macetas.
  • Judías
  • Lentejas.
  • Bolsas de plástico.
  • Bayetas, recipientes para regar (botellas de agua, regaderas)#

Espaciales:

  • El aula de clase en una zona a la que le llegue bien la luz.

Personales:

  • El profesor/a.

Presupuesto orientativo:

–        Macetas : 50 céntimos por maceta*

–        Judías: 1,50 euros

–        Lentejas: 1 euro

–        Bolsas de plástico: 50 céntimos

–        Bayetas: 1 euro por bayeta*

–        Turba: 2 euros

–        Regadera: 2 euros#

# Si utilizamos una botella o recipiente vacía de clase no necesitamos comprar nada.

*Las macetas y las bayetas variarán en función de si queremos una para toda la clase o una para cada niño dentro del jardín.

PRESUPUESTO TOTAL: 6,50 euros mínimo.

Objetivos didácticos:

–        Acercar la naturaleza al aula.

–        Dar responsabilidad a los niños en el cuidado de seres vivos.

–        Comprobar el proceso de formación de una planta.

–        Conocer las partes de las plantas y su forma de nutrición.

–        Desarrollar el gusto por la naturaleza.

–        Experimentar con la construcción de un jardín.

Desarrollo:

  • Preparación:

Metemos las judías en la bolsa de plástico en la cual hemos introducido anteriormente un trozo de bayeta húmeda que ocupe toda la bolsa. Hacemos lo mismo con las lentejas.

Pegamos las bolsas de plástico a las ventanas o las colgamos en un lugar en el que llegue la luz del sol.

  • Procedimiento:
  1. Una vez que ha pasado una semana (normalmente) salen los brotes de judía y lenteja, entonces es el momento de trasplantarlos a las macetas.
  2. Ponemos dos tercios de turba en la maceta, metemos el brote y cubrimos con el tercio restante.
  3. Vamos regando un par de veces a la semana las plantas hasta que salgan.
  4. Una vez hayan salido cuidaremos nuestro jardín semanalmente e iremos viendo procesos que van ocurriendo, así como explicando las partes de las plantas, etc.

Explicación científica:

Importancia de las plantas, productoras de oxígeno, proporcionan alimento, muchos de los objetos de uso diario proceden de las plantas, como el papel, algodón, madera…

Conocer que hay más de 350000 especies diferentes en el mundo, que los árboles son las plantas más grandes, algunos pueden llegar a alcanzar hasta 1oo metros. Las plantas más pequeñas sólo pueden verse con u microscopio. Hay plantas marinas y plantas terrestres.

Cómo crecen las plantas: Las raíces mantienen la planta firmemente sujeta al suelo, permiten que la planta tome agua y otras sustancias de la tierra para crecer. Los tallos sostienen las hojas y las flores. Dentro del tallo hay tubos por donde circula el agua desde el suelo.

Las hojas son lo más importante, contienen clorofila, una sustancia de color verde que reacciona con la luz del sol para producir alimento para la planta.

Cómo se reproducen las plantas: Muchas plantas con flores atraen a los insectos con olores o néctar dulce. Los insectos se posan o incluso se meten en las flores, y quedan impregnados de un polvillo, el polen, producido por la parte masculina de la flor.

Los insectos vuelan a otra flor similar y dejan involuntariamente el polen sobre el pistilo, parte femenina de la flor.

Esta flor produce semillas, de ellas, tras caer al suelo, germinarán nuevas plantas.

Conclusiones:

Los niños son el sujeto activo del aprendizaje, aparte de sentirse entusiasmados con la idea de ser “los responsables” de las plantas y del jardín.

Es una actividad muy positiva para fomentar el aprendizaje y el acercamiento al mundo natural.

Nombre y apellidos del alumno: Andrea Catena Marugán. 3ºA

Referencias:

Idea e información sacada del libro de primaria de Conocimiento de  Medio, Proyecto la Casa del Saber, Editorial, Santilla.

Flores mágicas

flores

Resumen:

En este experimento veremos el fenómeno llamado “capilaridad” del agua.
Parece una ¡Flor de papel mágica! pero todo se debe a la acción capilar.

Edad:

Para niños de 3 a 5 años. (2º Ciclo Educación Infantil)

Temporalización:

Tiempo previo: Anteriormente los niños han dibujado y pintado su flor. 1 hora.

Tiempo desarrollo: Desde que se introduce el papel en el agua hasta que se abre, unos 2 minutos.

Riesgo:

El riesgo es 0. No hay ningún peligro en este experimento.

Recursos y presupuesto estimado:

Materiales:

  • Un recipiente con agua.
  • Papel.
  • Agua.
  • Tijeras.
  • Lápices de colores.

Espaciales:

  • La propia aula.

Personales:

  • El profesor/a.

Presupuesto orientativo:

  • Un recipiente con agua: 1€.
  • Papel (material escolar).
  • Tijeras (material escolar).
  • Lápices de colores (material escolar).

*3€ por el material para el aula.

PRESUPUESTO TOTAL: 4€.

Objetivos didácticos:

  • Observar cómo la flor se va abriendo cuando el papel entra en contacto con el agua.

Desarrollo:

  • Preparación:

Explicar a los alumnos que vamos a realizar un experimento con el que van a conseguir que una flor de papel se abra mientras flota en el agua.

  • Procedimiento:

1-      Dibuja y recorta una flor de 5 o 6 pétalos en el papel.

2-      Después, dobla con cuidado cada pétalo sobre el centro de la flor, porque aún sin agua, la flor se puede abrir.

3-      Coloca tu flor en un recipiente con agua y observa como empiezan a abrirse los pétalos con suavidad ¡como si la hubieras tocado con una varita mágica!

Explicación científica:
1.- ¿Cómo es posible que una flor de papel tenga vida?

Al mojarse el papel, el agua por la capilaridad, infla las minúsculas fibras que lo componen. Al inflar las fibras situadas en los pliegues o dobleces, éstas obligan a los pétalos a estirarse.

2.- ¿Qué es la capilaridad?

Es un fenómeno físico que hace que el agua “trepe” o suba por las paredes, contra la fuerza de gravedad.

El agua, en los tubos muy estrechos sube hacia arriba. Esta es la razón por la cual las plantas son capaces de llevar el agua que toman con las raíces, hasta las hojas.

Conclusiones:

Es un experimento muy sencillo que despierta la curiosidad de los niños. Se puede realizar como un truco de magia, pero es bueno que los niños sepan porque sucede y se puede explicar con el ejemplo de las plantas.

Nombre y apellidos del alumno: N.H.G.

Referencias:

http://infantilesinfantenos.blogspot.com.es/2012/03/un-experimento-muy-primaveral.html

En esta web también está el vídeo de dicho experimento.

¡El globo que anda sólo!

globo hecho

Resumen:

¿Te gustaría hacer que un globo  se moviera por el suelo solo? Con este experimento aprenderás lo fácil que es realizarlo y a la vez podrás innovar en el aula. A los niños les encantará y podrán hacerlo en casa si quieren.

Edad: partir de 5 – 6 años. (2º ciclo Educación Infantil)

Temporalización: 

Tiempo de preparación previa: 10 minutos.

Tiempo de desarrollo: 30 minutos.

Riesgo:

1, tenemos que tener cuidado al pegar el tapón al CD, ya que utilizaremos un pegamento algo más fuerte.

Recursos y presupuesto estimado:

Materiales:

  • Un globo.
  • Un CD.
  • Un tapón de botella de pitorro elevable .
  • Pegamento para plástico.
  • Cinta adhesiva.

Espaciales:

  • El propio aula.

Personales:

  • El profesor/a.

Presupuesto orientativo:

  • Una bolsa de globos:0,60€.
  • Botella reciclada: 0,35€.
  • Pegamento:0,75€.
  • Cinta adhesiva:0,80€.
  • Un CD viejo.

PRESUPUESTO TOTAL: 2,50€.

Objetivos didácticos:

  • Desarrollar el gusto por la realización de experimentos.
  •  Fomentar el interés por fabricar nuevos juguetes con materiales reciclables.
  •  Comprender que la ciencia y la diversión pueden estar unidas mediante la experimentación.

Desarrollo:

Preparación:

Explicar a los alumnos que vamos a realizar un experimento con el que van a conseguir que un globo se mueva por el suelo sin necesidad de baterías o pilas.

Procedimiento:

  1. Echamos pegamento al tapón.
  2. Metemos el tapón en el agujero del CD y esperamos a que se seque.
  3. Cuando se haya secado, metemos el globo en el pitorro del tapón (tiene que estar elevado).
  4. Lo cerramos con cinta adhesiva.
  5. Hinchamos el globo y lo ponemos en el suelo.

Explicación científica:

Cuando ponemos en el suelo este juguete se pone en marcha porque el aire al salir del globo ejerce una presión sobre la superficie  del suelo y por el contrapeso del CD, este se mantiene a ras del suelo y se desliza por él. Esto crea un colchón de aire que le permite moverse sobre cualquier superficie horizontal y lineal.

Conclusiones:

Este experimento es muy divertido y visual y nos ayudará a inculcar a nuestros niños el gusto por la experimentación. También es una forma muy fácil de que ellos se den cuenta de que podemos fabricar cosas con las que divertirse con materiales que encontramos en casa. Por todo ello, lo considero un experimento muy completo con el que aprendemos y a la vez nos divertimos.

Nombre y apellido del alumno: Sara Hoyas.

Referencias:

http://lacienciaencasa.webnode.es/experimentos-fisicos/juguete-aerodeslizador-/

http://www.xn--experimentosparanios-l7b.org/divertido-como-hacer-un-juguete-aerodeslizador/