Creando cristales de sal.

Resumen:

  • Realizaremos una mezcla, en este caso disolveremos sal en el agua y un colorante alimentario de color rojo, lo vertemos en un recipiente liso y con una base alargada, en este caso un taper y veremos día tras día como el agua se va evaporando y al final solo quedara una capa que parecerá un cristal duro de sal.

Edad:

  • A partir de 3 años pudiéndose hacer antes sin ningún problema.

Temporalización:

  • Realización de la mezcla: 3 minutos realizando una explicación detallada de lo que estamos realizando.
  • Tiempo de desarrollo (evaporación de la disolución)  aproximadamente 4 días dependiendo de la temperatura, ya que si realizamos el experimento en verano y lo ponemos en una mesa en la que le de el sol de la clase el tiempo puede verse reducido.

Recursos:

  • Recursos humanos: profesores y alumnos
  • Materiales: un vaso, sal, agua, colorante alimentario y un recipiente con una gran base.

Presupuesto (AULA)

  • Recipiente de plástico, 0.9 céntimos
  • Sal: 50 céntimos.

Objetivos didácticos:

  • Introducir a los niños en la ciencia
  • Acercar a los niños el proceso de  disolución
  • Acercar a los niños el proceso de separación  de mezclas mediante la evaporación.

Desarrollo:

  • Enseñar a los niños los materiales que vamos a enseñar:
material a utilizar

material a utilizar

  • Echamos en un vaso agua, y luego una cucharada grande de sal y removemos, enseñamos a los niños que una vez removemos bien la sal, esta se ha disuelto, esto significa que hemos realizado una mezcla heterogénea, los niños verán que la sal “ha desaparecido” pero les diremos que si probamos un poco de esa agua podemos comprobar que la sal sigue dentro del agua, mezclamos también el colorante rojo.
sal

sal

foto 3

agua con sal y colorante

agua con sal y colorante

  •  Después vertemos la mezcla en el recipiente de plástico y esperamos.

image (3)

  •  Día tras día podemos ver cómo se va viendo la formación del cristal y la evaporación del agua.
mezcla después de 2 días

mezcla después de 2 días

  •  Finalmente veremos como el agua se ha evaporado y solo queda una masa dura, que es el cristal de sal
resultado final

resultado final

Explicación científica:

  •  Durante este experimento primeramente hemos realizado una mezcla, más concretamente una disolución entre un disolvente, en agua, y un disoluto, la sal, al producir disolución, se produce un cambio de sabor.
  •  Luego, explicaremos a los niños que podemos hacer que la sal vuelva. Mediante la evaporación podremos separar esta mezcla y crear las salinas. La evaporación puede ser más rápida si la temperatura del aula es mayor.

Conclusiones:

  •  Es un experimento muy fácil de realizar y muy interesante para los niños además que al no ser peligroso ellos mismos lo pueden hacer con supervisión de la maestra y ver día tras día la evolución de la evaporación .

Cristina Jiménez González Grupo mañana

¡Que llueva, que llueva!

Vídeo:

Resumen: Comprobamos qué relación tiene el frío con la lluvia.

Edad: 4/5 años.

Temporalización:

– Tiempo de preparación previa: 20 minutos.

– Tiempo de desarrollo: 2 minutos.

Riesgo: 1, ya que estamos usando agua caliente y algún niño si no tiene cuidado podría quemarse.

Recursos y presupuesto:

–    3 vasos.

–    Agua caliente del grifo.

–    Acceso a un congelador o a un recipiente con hielo.

Presupuesto total: 0€, ya que podemos usar tres vasos que tengamos en casa o, en caso de realizar el experimento en el colegio, el comedor puede facilitarnos el material.

Objetivos didácticos:

– Explicar el procedimiento que se da para hacer que llueva.

– Comprobar los distintos estados por los que puede pasar el agua.

– Aprender características del agua (como por ejemplo que es incolora)

Desarrollo:

Preparación: Mete un vaso en el congelador durante 15 minutos. Pon los otros dos vasos sobre la mesa.  Mientras el vaso se congela, repasaremos la canción que previamente les habremos enseñado sobre la lluvia : “Está lloviendo hoy, el cielo está gris. Llueve fuera, si, y yo no puedo salir. Pero es bueno que llueva hoy.”

Al cabo de 15 minutos llena un vaso de los situados en la mesa con agua muy caliente del grifo (cuidado con quemarse).

Procedimiento: Saca el vaso del congelador. Sujeta boca arriba ese y el otro vaso vacío que has dejado en la mesa sobre el vaso de agua caliente.

Cantaremos la canción que les hemos enseñado (aprox. 30 segundos) y miraremos el fondo de los dos vasos vacíos, ¿qué pasa? El fondo del vaso que ha estado en el congelador tiene gotitas de agua, mientras que el otro vaso solo tiene vaho, que enseguida desaparece.

1

Explicación científica: Parte del agua caliente se evapora en el aire. Cuando el aire caliente que la contiene sube y se encuentra con los vasos, se enfría. El vapor de agua vuelve al estado líquido y toma el aspecto de gotitas diminutas. Esas gotitas se agarran al cristal del vaso: es el vaho.

Cuanto más fría esté el agua, más vapor se convierte en líquido y se forman, por tanto, más gotitas.

2

Conclusión:

Se trata de un experimento sencillo ya que los niños pueden realizarlo por si mismos sin tener un alto riesgo y al ser un material sencillo el que necesitamos, no tiene un gran coste.

Es un experimento que aclara a los niños como el frío y el calor afecta al agua, pasando por diferentes estados y ayuda a la comprensión de por qué se produce la lluvia, viendo que con el frío y la condensación llega un momento en el que van cayendo gotas del vaso al igual que les ocurre a las nubes.

Referencias: “Las estaciones y el clima”, perteneciente a la colección: Experimentos: experimentos fáciles y divertidos. Editorial: sm.

Jennifer Hernández Olmos

 

Volcán de sal.

Vídeo:

Resumen: Vamos a crear un volcán submarino con ayuda de líquidos con diferentes densidades.

Edad: Cualquier edad, mientras más mayores menos supervisión necesitarán.

Temporalización:

– Tiempo de preparación previa: 5 minutos.

– Tiempo de desarrollo: Tanto como lo queramos alargar, es un experimento muy sencillo y rápido pero que a los niños les llama mucho la atención por lo que pueden estar entretenidos bastante rato.

Riesgo: 0, ya que todos los ingredientes que se usan son comestibles, aún así lo haremos con ellos por lo menos la primera vez para que vean la mecánica.

Recursos y presupuesto:

–        Dos vasos o tarros transparentes: los cogemos de casa, del comedor o de clase.

–        Miel: 0’80€

–        Aceite: 0’90€

–        Agua: del grifo.

–        Colorante alimentario: 1’80€

–        Sal: 1€

Presupuesto total: 4’50€.

Objetivos didácticos:

Diferenciar las densidades de distintos líquidos y saber por el orden cual pesa más, cual menos y por qué piensan que es así.

Aprender a experimentar con las cosas cotidianas y ver que pasa.

Anticiparse a los resultados, plantear hipótesis y razonar.

Desarrollo:

– Preparación: Llenamos los vaso hasta algo menos de la mitad de agua, encima añadimos unos dos dedos de aceite, en uno de los vasos añadimos medio dedo de miel.

– Procedimiento: una vez tenemos los vasos preparados, le añadimos un par de gotas de colorante a cada uno, para que a los niños les atraiga más en cada vaso pondremos el colorante de un color, una vez que hemos puesto el colorante que se queda en suspensión en el aceite, preguntaremos a los niños que creen que va a pasar cuando echemos la sal, una vez que tenemos las respuestas pasamos a comprobarlo.

Rociamos unos pellizcos de sal, la sal al pesar más atravesará el aceite arrastrando condigo el colorante y algo de aceite, cuando la sal llega al agua las gotas de colorante se disuelven y la sal resbala del aceite de forma que este sube en forma de gotas. Cuando repetimos la operación en el recipiente con la miel esta operación es mucho más lenta, ya que debido a la viscosidad de la miel el aceite y el colorante se quedan parcialmente pegados y tardan más en volver a su posición inicial o en disolverse.

Cada vez que añadimos sal, esta al hundirse arrastra aceite con ella y al llegar al agua lo libera y vuelven a formarse burbujas de aceite, esto fascina a los niños y como te descuides echan el kilo de sal en el vaso.

Explicación científica: debido a las diferentes densidades el aceite se queda en suspensión sobre el agua, al echar suficiente sal, esta se hunde y con ella arrastra parte de aceite una vez esta se disuelve en el agua el aceite al tener mayor densidad vuelve a ascender hasta juntarse de nuevo con el aceite.

Conclusión: Este experimento les resulta muy atractivo a los niños porque lo pueden hacer ellos solos, además está hecho con alimentos que todos tienen en casa por lo que pueden volver a hacerlo allí y enseñárselo a sus padres y hermanos.

Por otra parte, les ayuda a entender la densidad y la solubilidad.

Referencias: Realizado en el colegio Enrique Tierno Galván de Getafe durante el periodo de prácticas.

Inés Alonso León.

¿EL AIRE ESTÁ AQUÍ?

Resumen: Averiguar si el aire ocupa espacio

 

Edad: Edades partir de 4 años

Temporalización:

– Tiempo de preparación previa: 5

– Tiempo de desarrollo: 7 minutos

Riesgo: (1) Con la supervisión de un adulto ya que el bol es de cristal y se pueden cortar si se les cae o desparramar todo el agua por el suelo y caerse.

Recursos:

  • Bol (se puede coger un bol de casa)
  • Agua (en el aula hay)
  • Soporte de vela (0.90 €)
  • Vaso (Se puede coger un vaso de casa)
  • Servilleta (1 €)

Presupuesto total: 1.90 €

Objetivos didácticos:

  • Concienciar a los niños de que el aire está aquí y ocupa espacio

Desarrollo:                                                                                                   

Preparación:

Vertimos agua en un bol. Y colocamos en el soporte de la vela cualquier objeto, yo escogeré una bolita hecha con una servilleta, esto flotara en el agua.

Procedimiento:

Mientras que flota en el agua realizaremos el experimento cogeremos en vaso vacío y lo colocaremos tapando el soporte de la vela con la bolita hecha con la servilleta y la hundiremos hacia abajo. Comprobaremos que no se moja

Explicación científica: 

El aire que hay el vaso se queda encerrado y evita que entre el agua dentro del vaso y por eso no se moja lo que hay dentro.      

Cristina Carro Moreno. 3º grupo Mañana

Judías atrapadas

Estado sólido

Resumen: Con este experimento, los niños podrán comprobar la diferencia entre los estados líquido y sólido del agua.

Edad: 2-3 años.

Temporalización

  • Tiempo de preparación previa: 2 minutos.
  • Tiempo de desarrollo: 2 horas y media aproximadamente.

Riesgo (numerado del 0 al 3): 1. El niño puede y debe experimentar con todos los materiales utilizados, pero necesita la ayuda del adulto para algunos de los pasos del desarrollo y su supervisión para evitar el riesgo de que se puedan tragar alguna judía.

Recursos y presupuesto:

Materiales:

−    Agua del grifo.

−    Jarra (se puede coger de casa o del comedor del colegio).

−    Colorante alimenticio: 3.00 € un paquete con tres colores (no es necesario para realizar el experimento, yo lo he utilizado para que capte más la atención de los niños).

−    Cubitera: 0.60 €.

−    Judías: 1.20 € un paquete.

−    Congelador (de casa o de la cocina del colegio).

Espaciales: Un espacio amplio donde los niños puedan experimentar libremente.

Humanos: Un adulto para la supervisión del experimento.

Objetivos didácticos:

  • Comprender el proceso de solidificación.
  • Diferenciar los estados del agua líquido y sólido.
  • Experimentar a través del juego y la manipulación.

Desarrollo

Preparación: Antes de llevar a cabo el experimento, se les contará a los niños los pasos que vamos a realizar y lo que irá ocurriendo, y como el estado líquido pasa a sólido quedándose así la judía atrapada dentro del hielo.

Procedimiento:

  1. Rellenar con agua la cubitera entera o sólo algunos huecos dependiendo de si el experimento se lleva a cabo en casa o en el aula.
  2. Añadir colorante al agua (si se tiene, ya que no es necesario), pudiendo mezclarlos para que los hielos salgan de distintos colores.
  3. Agregar a cada hueco de la cubitera una o más judías.
  4. Que los niños experimenten el estado líquido del agua, observando que pueden sacar las judías y volverlas a meter al agua sin ningún problema.
  5. Meter la cubitera en un congelador.
  6. Pasadas 2 horas y media aproximadamente, coger la cubitera del congelador y sacar los hielos para que los niños experimenten en este caso el estado sólido del agua, observando que ya no pueden coger las judías.
Llenar de agua la cubitera

1.Llenar de agua la cubitera

Añadir colorante

2.Añadir colorante

Estado líquido

3.Añadir judías/Estado líquido

Estado sólido

4. Judías atrapadas/Estado sólido

Explicación científica: Al someter el agua en estado líquido a temperaturas bajo cero, se produce el proceso de solidificación dando lugar al hielo, ocurriendo así que la judía que anteriormente se añade al agua líquida, quede atrapada dentro del hielo.

Conclusiones: Después de realizar este experimento, los niños habrán distinguido el estado líquido del sólido y habrán experimentado el proceso de solidificación, a través de la manipulación de manera divertida.

Nombre y apellidos: Natalia Fernández López, 3ºA

Referencias: “Ciencia 0-3” Laboratorios de ciencias en la escuela infantil. Silvia Vega. Editorial: Graó.

¿FLOTA O NO?

Resumen: ¿Te has preguntado alguna vez por qué algunos objetos flotan en el agua y otros no? Con este experimento podrás comprobar que objetos flotan en el agua y cuales se hunden. Además podrás comprobar el principio de Arquímedes

Edad: partir de 5 – 6 años

Temporalización: Tiempo de desarrollo: 10 minutos.

Riesgo: 1, tenemos que tener cuidado de que el niño no ingiera la plastilina.

Recursos:

  • Recursos materiales: agua, plastilina, recipiente transparente.
  • Recursos no materiales: una profesora

Presupuesto: plastilina: 1 euro

Objetivos didácticos:

– Compre1nder el principio de flotabilidad de diferentes objetos.

– Desarrollar el disfrute por la experimentación.

– Comprobar el principio de Arquímedes.

Desarrollo:

1. Llenar un recipiente transparente de agua.

2. Con plastilina hacer una bola.

3. Echar la bola al recipiente, comprobando como se hunde.

4. Sacar la plastilina, modela la bola en forma de barquita.

5. Métela en el agua y observa cómo flota. Con esta forma, en efecto, desplaza más agua.

6. Haz bolitas de plastilina pequeñas. Coloca las bolitas de plastilina en la barquita. El nivel del agua del recipiente va subiendo a medida de que vas introduciendo más bolitas de plastilina.

Como la barquita pesa cada vez más, para mantenerse a flote tiene que desplazar más agua.

Explicación científica:

¿Te has preguntado alguna vez por qué algunos objetos flotan en el agua y otros no? Se podría pensar que esto depende de s peso. Pero un gran barco pesa mucho y, sin embargo, se mantiene a flote; en cambio, una pequeña canica de cristal, pesa poco y se hunde. Entonces, si no depende del peso, ¿de qué depende? Arquímedes, un ingenioso físico de la antigua Grecia, llegó a esta conclusión: “Un cuerpo sumergido en el agua recibe un empuje hacia arriba igual al peso del agua que desplaza”. Por eso un barco flote: porque su peso es inferior al empuje que recibe de abajo hacia arriba.

Que un objeto flote o se hunda depende de la relación entre la capacidad de flotación (flotabilidad) y el peso del objeto. Cuando se sumerge un objeto en el agua pueden darse tres situaciones:

  • Flotabilidad < peso = el objeto se hunde
  • Flotabilidad = peso = el objeto flota
  • Flotabilidad > peso = el objeto sube hasta la superficie y flota.

En el caso de los objetos sólidos y compactos (por ejemplo, una bola de madera o de goma, corcho, etc.) es la densidad del objeto (gramos/ cm3 de objeto) en comparación con la densidad del líquido la que determina si el objeto flota o se hunde. Si la densidad del material es menor que la del líquido el objeto flota.

Otro factor importante en el caso de muchos cuerpos flotantes (barcos, pelotas, botellas vacías, etc.) es también su forma. Es importante que cuando se colocan en el agua desplacen un gran volumen de agua sin que les entre nada.

El barco de plastilina desplaza una cantidad de agua considerablemente mayor a la desplazada por la bola de plastilina a pesar de que ambos están hechos del mismo material.

La última parte del experimento, explica el principio de Arquímedes en el que al sumergir un cuerpo en un líquido, el volumen del cuerpo sumergido es igual al del líquido desplazado

Conclusiones:

Este experimento es muy sencillo para realizarlo con los niños. Puedes utilizar diferentes objetos, no solo plastilina, para comprobar cuales flotan y cuales no. Que los niños también experimenten y prueben con los objetos que ellos quieran.

Referencias:

http://www.physik.uni-kassel.de/did/gs/Schiff.htm

Caroline Schneider y Bastian Fleck

Spannende Ennxperimente von Hermann Krekeler und Marlies Kieper-Bastian. Ravensburger Verlag.

Lorena Labrador 3ºA

¡Transparente como el cristal!

Resumen: A través de este experimento podrás ver como el hielo pasa de estar lleno de burbujitas a totalmente transparente y claro como el cristal, tal como ¡si pudieras mirar a través de él!

Edad: 4-5 años en adelante.

Temporalización:  

Tiempo de preparación previa: 2-3 minutos.

Tiempo de desarrollo: 30 minutos aproximadamente.

Tiempo de espera: 1 hora aproximadamente.

Riesgo (numerada de 0 a 3): 2, ya que se utilizará fuego y los niños pueden quemarse por descuido, aunque estará supervisado por el profesor en todo momento.

La actividad la realizará el profesor ya que se manipula el fuego y los niños observarán el proceso pero podrán manipular los materiales que no sean peligrosos como el agua.

Recursos y presupuesto orientativo:

  • Materiales: un cazo, agua, una cubeta para el hielo, algo para calentar el agua.
  • Espaciales: aula del centro equipada.
  • Humanos: el profesor/a.

Presupuesto: 0 euros si se dispone de ello en el aula (deberá haber un lugar acondicionado para ello); en el caso de que no se disponga:

–          Cazo: 15 euros aproximadamente.

–          Cubeta para el hielo: 2 euros.

Objetivos didácticos:

  • Potenciar el gusto por el aprendizaje y el conocimiento del medio que nos rodea.
  • Desarrollar la creatividad y la originalidad.
  • Manipular el agua y experimentar a través de ella.
  • Observar cómo se comporta el agua y sus respectivos cambios.

Desarrollo:

Preparación: llenar un cazo con  agua y ponerlo a calentar.

cazo-recto-lacor-chef-classic-24-cm

Procedimiento: Una vez que el agua que hemos introducido en el cazo esté hirviendo, se retira del fuego y se deja enfriar. Cuando veamos que el agua esté fría volveremos a repetir el proceso de calentarla (unas 2-3 veces mínimo). Después de haberlo hervido unas cuantas veces y dejado reposar, cuando el agua este fría, se coloca en una cubeta para el hielo y se guarda en el congelador hasta que se forme hielo (habrá que esperar un rato). Una vez que el agua se haya hecho hielo, sacamos la cubitera de la nevera y observamos lo que sucede con el hielo.

Foto 1

Foto 1

Foto 1

Foto 2

Tomada de la página del experimento.

Tomada de la página del experimento.

Explicación científica: Una vez que hemos sacado las cubiteras con el hielo, podremos observar como el hielo está prácticamente transparente y claro, sin burbujas ni nada. Esto sucede ya que al hervir el agua repetidas veces se extrae todo el aire que se encuentra contenido en el agua y se disuelven sus minerales por lo que el hielo quedará transparente.   

Conclusiones: es un experimento sencillo de realizar ya que no requiere de mucho tiempo y los materiales los podemos encontrar en casa fácilmente. Me ha llamado la atención porque es un experimento que no conocía y diferente, que me ha parecido muy creativo porque es algo original y nuevo, que se puede aprender  fácilmente y llevarlo al aula de una manera muy dinámica.

Referencias: el experimento lo he sacado de la página que se encuentra debajo; la mayoría de  los experimentos que aparecían eran caseros,  muy sencillos y originales para practicar con los niños en el aula.

http://www.ojocientifico.com/2010/09/12/experimentos-caseros-y-faciles

Nombre y apellidos: Lorena Barajas Vellón 3ºA