Sonia y sus miedos en la ducha

84471489_8111710e0b

La edad recomendada es: a partir de 4 años

CUENTO:

Había una vez una niña que se llamaba Sonia y que iba al colegio Pinar de San José. Su mamá Doña Mercedes siempre tenía problemas con ella porque todas las mañanas Sonia no quería bañarse antes de ir a la escuela.

Un día su mamá la preguntó :¿Y porqué no quieres bañarte?
Es que cuando me baño tengo mucho frío, le constestó Sonia.
Pero hija el agua es buena, así te limpiarás la suciedad del cuerpo, le decía Doña Mercedes tratando de convencer a su hija.
¡Es que no me gusta!. Cuando salgo del agua tiemblo aunque haga calor, le respondió Sonia.
¡Ah! Eso se debe a que el agua que moja tu piel se está evaporando.
¿Y por qué tengo frío entonces?, le preguntó Sonia.
Ah! Es que el agua se lleva el calor de tu cuerpo y eso hace que sientas frío, le dijo Doña Mercedes.
O sea que cuando estoy mojada me enfrío porque se está yendo el agua que me cubre, le dijo Sonia.
Si hijita, así es pero con la toalla te puedes secar rápidamente y tu cuerpo recupera su calor, ¿verdad que te vas a bañar?, le pidió su mamá.
Si mamá, pero dame la toalla, le aseguró Sonia.

Y desde entonces entonces la niña se bañaba todos los días y era la admiración de sus compañeras en la escuela.

Explicación científica:la evaporación del agua

Nombre y apellidos: CRISTINA MUÑOZ CAMPOS

Advertisements

¡Juana se va de viaje!

Cuentos-infantiles-El-ciclo-del-agua

  • Edad: La edad recomendada es de 4-5 años

 

  • Cuento:

Érase una vez, una gotita de agua muy pequeñita llamada Juana. Juana, vivía con su mamá y su papá gota en el mar, nadaban libremente día tras día por el fondo submarino y se divertían mucho.

Un día que iban los tres nadando agarrados de la mano, se encontraron a una vecina a la que hacían mucho que no veían.

-Cuánto tiempo sin verte, ¿qué te ha pasado?- preguntaron los padre de Juana a la vecina.

-He estado de viaje y me lo he pasado muy bien- respondió la vecina entusiasmada.

-¿A dónde has ido?- volvieron a preguntar los padres de Juana.

-Pues mirad, primero me convertí en vapor de agua, la nube me dijo que ese cambio se llamaba “evaporización”. De esta manera, dejé de ser una gota durante un tiempo. Luego ascendí hasta las nubes, volví a ser gota de nuevo, pues la nube me dijo que a eso se le llamaba “condensación”. Me quedé durante unos días encima de una de ellas porque era muy blandita y me convertí en un copo de nieve ya que en la nube hacía mucho frío y esta me dijo que eso se llamaba “solidificación”. Después, esa nube me llevó hasta una alta montaña donde me dejé caer. Por último, caí en el río y me convertí en gota de agua de nuevo. Allí, las demás gotas me dijeron que eso se llamaba “fusión”. En el río, estuve unos días nadando corriente abajo hasta que volví a llegar al mar.

Juana y sus padres estaban alucinados con la historia que les había contado su vecina sobre su interesante viaje.

-¿Y fuiste con muchas más gotas o fuiste sola?- preguntó Juana expectante.

-Claro que no- respondió la vecina.- fui con muchas más gotas que me acompañaron durante todo el viaje así que me lo pasé muy bien.

-¿Y nosotros podremos hacer algún día ese viaje?- volvió a preguntar Juana.

-Por supuesto, sólo tenéis que nadar por la superficie del mar un día soleado y las nubes os preguntarán si queréis hacer este viaje- respondió la vecina.

Toda la familia estaba entusiasmada por hacer el viaje que les había contado la vecina. No sólo quería Juana, sino que también querían sus padres así que mostraron mucho interés y entusiasmo.

-Este viaje se llama “Ciclo del agua” y recordad, si queréis viajar, tendréis que nadar por la superficie del mar un día que haga sol- insistió la vecina.

Y así fue, pasaron unos cuantos días de tormenta en los que Juana y su familia se mantuvieron en el fondo del mar, pero llegó un día que hacía un sol radiante y decidieron subir a la superficie con las maletas hechas para ver si las nubes admitían pasajeros ese día.

Las nubes le dijeron a Juana y su familia que sí podrían viajar con ellas y que, además, estaban buscando muchas más gotas que quisieran viajar.

Pronto se llenaron todas las plazas de viaje y todas las gotas estaban contentísimas de poder realizar el “Ciclo del agua”.

Juana y su familia, se convirtieron en vapor de agua y,como les había dicho la vecina, se evaporaron. Pues así podrían ascender hasta las nubes más fácilmente que si eran gotas de agua, pues pesaban menos.

Juana estaba sorprendida por ser vapor de agua, pues se notaba más ligera y podía extenderse más, pero tenía que ir de la mano de sus padres para no perderse por el enorme cielo y poder llegar hasta la nube. Una vez que llegaron a la nube, Juana y sus padres se condensaron y volvieron a ser gotas de agua.

Pasaron unos días en los que Juana y su familia estaban pasándoselo muy bien encima de la nube, pues en ella podían saltar y dormir mucho ya que era muy cómoda y blandita. En ella hacía mucho frío, pues estaba a mucha altura del mar, por lo que tarde o temprano se convertirían en copos de nieve y se solidificarían.

La nube, era muy simpática con todos los pasajeros y les iba contando y comentando todos los sitios por donde iban pasando, pues el trayecto finalizaba en la cima de una montaña.

Todas las gotas de vapor se habían convertido ya en copos de nieve, incluidas Juana y su familia. Pocos días después llegó el momento de abandonar la nube y todas las gotas transformadas en copos de nieve, tendrían que saltar de la nube y descender por la montaña.

Juana y su familia, como se habían transformado en copos de nieve, estaban muy frías, pero a Juana le divertía ser un copo de nieve. Juntos, saltaron de la mano hacia la cima de una gran montaña.

Una vez allí, cayeron en un enorme río donde se convirtieron de nuevo en gotas de agua, fusionándose con las demás gotas, ya que en el río el agua estaba más calentita que en las nubes. Allí había muchas gotas como en el mar que conocía Juana.

Durante días, Juana y su familia nadaban corriente abajo e iban conociendo a otras gotas nuevas que no habían visto nunca, pues ellos vivían en el mar, donde las demás gotas eran saladas y en el río sólo había gotas de agua dulce.

Se lo pasaban genial nadando de un lado a otro, chocando con las plantas y rocas y jugando entre los pececillos que había en el río.

Juana no quería que aquel viaje acabara pero, por desgracia, llegó el día de volver al mar. Estaba triste, pues empezaba a ver el principio del mar y el final del río donde se lo había pasado tan bien durante los últimos días.

Al fin, llegaron al mar. Los padres de Juana estaban cansados por el ajetreado viaje y querían descansar de nuevo en el mar, pero Juana estaba triste y se puso a llorar porque quería hacer el viaje de nuevo.

-Juana, no llores- le dijo mamá gota.- pues seguramente podamos hacer este viaje algún día si las nubes vuelven a coger pasajeros, y como la nuestra era muy simpática, seguro que no la importa llevarnos otra vez al “Ciclo del agua”.- añadió mamá gota.

-¿Tú crees, mamá? Es que me lo he pasado tan bien que me gustaría viajar en las nubes de nuevo.- preguntó Juana con lágrimas en los ojos.

-Claro que sí, Juana. Y seguro que cuando te hagas mayor, viajarás todas las veces que quieras.

Juana, al oír esto, se sintió aliviada y dejó de llorar, pues estaba convencida de que podría volver a repetir este viaje como le había dicho su mamá, pero ahora tenían que descansar y contarle a todos sus vecinos y amigos lo bien que se lo habían pasado en el “Ciclo del agua”.

 

  • Explicación científica: A través de este cuento, pretendemos enseñar a los niños el ciclo del agua de manera atractiva y cercana para ello. Además, se les enseña los cambios de estado del agua y los conceptos a los que se hace referencia.Se enseña que primero el agua se evapora para ascender hasta las nubes. Una vez allí, esta se condensa y cuando la nube llega hasta la cima de las montañas, debido a la baja temperatura, el agua se convierte en hielo, de manera que al quedarse en la superficie de la montaña, se va derritiendo hasta formar ríos que bajan de nuevo hasta el mar. Y así continúa el ciclo del agua.
  • Nombre y apellidos: Raúl Mayorga Robles. 3º tarde
  • Referencias: Ninguna. El cuento ha sido inventado a través de la inspiración de la fotografía mostrada.

¿Qué llueve en casa?

Resumen: ¿podemos hacer lluvia? Si, puede con un simple experimento lo demostraremos.

Edad: 4-5 años

Temporalización:

  • Tiempo de preparación previa: 10 minutos en colocar todos los materiales necesarios para cada grupo.
  • Tiempo de desarrollo: 20 minutos en el desarrollo del experimento y 2 o 3 horas en apreciar la evaporación y la condensación para observar como llueve. También debemos tener en cuenta el tiempo requerido para explicar a los niños cada paso del experimento. Total: 4 horas aproximadamente.

Riesgo: 2

Recursos:

  • Materiales:

– Un recipiente grande.
– Un recipiente pequeño.
– Agua.
– Sal.
– Colorante para alimentos.
– Envoltura plástica.
– Una piedra pequeña.

  • Personales: alumnos y profesor

Presupuesto  orientativo: 0 euros puesto que todos los materiales los podemos encontrar en nuestras cocinas o en el laboratorio del colegio, si tenemos laboratorio.

Objetivos didácticos:

  • Comprender el ciclo del agua. Como se produce la lluvia.
  • Respetar y trabajar en equipo con los compañeros.
  • Prestar la atención necesaria en la explicación del experimento.
  • Realizar todos los pasos explicados con especial cuidado.
  • Seguir las medidas de seguridad adecuadas.
  • Desarrollar la capacidad de observación y atención.

Desarrollo:

  • Preparación: dividir a los alumnos en grupos de cinco en cuatro mesas. Repartir a cada grupo sal, colorante alimenticio, un recipiente grande, un recipiente pequeño, envoltorio de plástico y una piedra. El profesor hervirá agua.
  • Procedimiento: el profesor realizara a los niños una serie de preguntas relacionadas con el ciclo del agua y al finalizar les preguntará si podemos realizar lluvia con los materiales que tenemos en la mesa. A continuación el profesor ira echando el agua hervida en el recipiente grande de cada grupo. Los niños serán los que agreguen sal y colorante al agua hervida. Removerán todo. En el centro del recipiente grande (que ya contiene el agua con colorante y sal) colocarán un recipiente vacío. Se envuelve con plástico para que quede hermético. Para finalizar los niños colocarán la piedra en el centro del plástico y pasadas dos o tres horas podemos apreciar las primeras gotitas de lluvia.
  • Explicación científica: Debido al calor (el agua hervido), el agua salada y coloreada emite vapor de agua. Es decir, se evapora. Al toparse con la cobertura de plástico, ese vapor se enfría y se condensa nuevamente en gotas de agua. Siguiendo la inclinación de la tapa, el agua pura se desliza hasta el centro y gotea sobre el envase pequeño. Pero ya es agua destilada, que ha perdido la sal y el colorante. Lo mismo ocurre en la atmósfera. La evaporación y la condensación hacen llover. Cuando el vapor de agua está en el aire choca con algo muy frío, se transforma en agua destilada; es decir, en gotas de lluvia.
  •  Conclusiones: Con este experimento tratamos que los alumnos aprendan de forma lúdica el ciclo del agua. Este experimento debe realizarse siempre por la supervisión de un adulto.

Nombre: Jennifer Amaro Martín 3º Ed. Infantil Grupo B

Referencias: http://www.discoveryfamilia.com/actividades/experimentos/lluvia_casa/  http://tictiriritic.blogspot.com.es/2011/05/experimentos-llueve-en-casa.html. “Copiado literalmente”LLUEVE EN CASA 05

BOSQUE DE HIELO

Demostración del proceso: 

Cuando se espera el tiempo indicado, el resultado final es el siguiente:

page

Resumen: Creamos un “bosque helado” con aspirinas y agua.

Edad: Este experimento puede realizarse con cualquier edad. La más idónea sería a partir de 5 años, ya que requiere un gran tiempo de espera y niños de edades inferiores pierden ilusión e incluso lo olvidan. No causa el mismo interés en los más pequeños ya que no tienen esa paciencia y capacidad de espera necesaria.

Temporalización

Tiempo de preparación: 5 minutos.

Tiempo de desarrollo: en el proceso de desarrollo del experimento se deberían tardar mínimo 10 minutos, a partir de ahí se puede alargar cuanto se quiera.

Para que se pueda ver el resultado final y definitivo del experimento se han de esperar unos tres meses.

Riesgo: 1, ya que los niños pueden manejar todos los materiales pero es necesaria la supervisión de un adulto (manejamos un medicamento y un recipiente de cristal, los niños podrían ingerir alguna aspirina o romper alguno de los botes).

Recursos y presupuesto

–  Una caja de aspirinas (unos 4€)

–  Un bote de cristal vacío (material traído de casa, en caso de ser comprado entre 1 y 2€)

–  Agua (del grifo)

–  Un trozo pequeño de tela (material traído de casa, en caso de ser comprado menos de 1€)

–  Una goma elástica fuerte (menos de 60 céntimos)

Objetivos didácticos

– Acercar a los niños a la ciencia de una manera original, sencilla, artística y llamativa.

– Permitir la participación científica de los niños en primera persona.

– Sorprender y crear interés y curiosidad en los niños para fomentar desde edades tempranas el interés por el mundo de la ciencia.

– Demostrar que la ciencia también tiene su parte artística: ¡arte científico!.

– Explicar de manera sencilla y significativa la propiedad de cristalización de un compuesto químico como es la aspirina

Preparación

Sería conveniente que cada niño trajera su propio material, para así crear cada uno su propio bosque helado y poder llevárselo a casa al cabo del tiempo.

En el caso de que no fuera posible, lo mejor sería hacerlo en un bote grande con una gran cantidad de aspirinas para dejarlo en clase y que todos pudieran verlo y compartirlo día a día.

Procedimiento

  1. Cogemos el bote de cristal vacío y lo llenamos de agua.
  2. Echamos aspirinas en el agua (la cantidad de aspirinas estará determinada por el tamaño del bote, un bote grande necesitará más agua, y por lo tanto también más aspirinas).
  3. Observamos lo que pasa (las aspirinas empiezan a disolverse en el agua quedándose más concentradas en el fondo).
  4. Tapamos el bote con el trozo de tela y lo sujetamos con la goma.
  5. Dejamos el bote ya tapado en un lugar estático en el que esté a la vista.
  6. Esperamos un mes.
  7. Observamos qué ha pasado (se han formado en el interior del frasco cristales de aspirina en forma de agujas muy finas. Los cristales son muy frágiles y es muy importante no mover el frasco para evitar que se rompan).
  8. Esperamos dos meses más.
  9. Observamos lo que ha pasado (ya tenemos nuestro bosque de hielo para llevárnoslo a casa).

Si deseamos acelerar el proceso debemos llenar el bote de agua caliente.

Debemos cautivar la espera con intriga, que los niños no olviden que tenemos el bote y ahí está ocurriendo algo. Podemos dedicar cada día dos minutos a observarlo, ver si hay algo diferente al día anterior, describirlo y pensar qué es lo que pasará.

Explicación científica

La cristalización es una operación química básica que sirve ante todo para la separación y purificación de materiales cristalinos.

En este caso el cristalizado se forma a partir de una solución acuosa (agua).

Un disolvente como el agua es capaz de disolver una determinada cantidad de una sustancia a una temperatura dada. Echamos muchas aspirinas porque la solubilidad del ácido acetilsalicílico es baja en el agua. La solubilidad aumenta mucho con la temperatura, de ahí que para acelerar el proceso sea conveniente usar agua caliente.

Mientras no se alcance la capacidad de absorción límite (concentración de saturación) de sustancia disuelta en el disolvente, sólo existe una fase, la líquida. Al superarse la concentración de saturación, comienza a cristalizar la sustancia disuelta.

Se forma una segunda fase, sólida, el cristalizado. Esta operación se lleva a cabo por evaporación, debido a que tapamos el bote con tela y no con una tapa convencional. Entonces se evapora el agua hasta que la cantidad de sustancia disuelta restante supera la concentración de saturación.

Mientras se permite que la solución se enfríe, la solubilidad del ácido acetilsalicílico disminuirá, y gradualmente irá saliendo de la solución o cristalizando.

La velocidad en la cual se lleva a cabo una cristalización influye en el tamaño y pureza de los cristales que se forman.

Conclusiones

Es un experimento sumamente sencillo del que obtenemos un resultado asombroso y precioso. Además, se puede utilizar de decoración.

En el caso de que cada niño haya creado su propio bosque helado lo puede personalizar con color agregando unas gotas de témpera o colorante vegetal.

Lo ideal para realizar este experimento sería hacerlo al comienzo del otoño, para que cuando llegue el invierno nuestro “bosque helado” esté listo.

Nombre y apellidos

Patricia Muñoz Morales

Referencias

http://fq-experimentos.blogspot.com.es/2011/12/200-bosque-de-aspirina.html

http://hogar.comohacerpara.com/n5797/como-hacer-fractales-o-arboles-de-cristal.html

http://grupos.emagister.com/documento/cristalizacion_de_la_aspirina/1067-322243

http://agu.inter.edu/halices/SINTESIS_DE_ASPIRINA.pdf

http://es.scribd.com/doc/15934381/Org-RECRISTALIZACION-DE-LA-ASPIRINA

 

LLUVIA ARTIFICIAL

http://www.youtube.com/watch?v=Bd2LZ6iCtSQ

Resumen:

Haremos lluvia de una manera fácil y divertida, aprendiendo cómo se produce y las cualidades que posee el agua que obtenemos.

Edad: 5-6 años

Temporalización:

  • Tiempo de preparación: 2 min. (preparación de materiales)
  • Tiempo de desarrollo: 5-10 min.
  • Tiempo de espera: 1 hora, observando el proceso en determinados momentos.

Riesgo:

El experimento deberá hacerse con la ayuda del profesor, ya que se necesitará usar un poco de agua hirviendo.

Recursos:

  • Materiales

– Un recipiente grande

– Un recipiente pequeño

– Un poquito de sal

– Un poquito de colorante vegetal

– Papel glad

– Una moneda

– Agua

  • Espaciales: el laboratorio

Presupuesto:

Los recipientes los tendremos en el laboratorio, por lo que no tendrá coste alguno para los alumnos.

Papel glad:  2 €          Colorante vegetal: 2 €        Sal: 0,60 €

Objetivos didácticos:

  • Aprender cómo se produce el fenómeno de la lluvia, de manera fácil y divertida.
  • Asimilar que este fenómeno es debido a la evaporación y a la condensación.
  • Conocer los estados de la materia.
  • Motivar a los alumnos a querer saber el por qué de las cosas; en este caso el de la lluvia.
  • Acercar a los niños a la ciencia, a través de fenómenos que ocurren en la vida cotidiana.

Desarrollo:

Paso 1: En un recipiente grande y transparente, echamos unos 5-10 centímetros de agua hirviendo (dependiendo del recipiente).

Paso 2: En esa agua, disolvemos dos cucharadas de sal y un poco de colorante vegetal.

Paso 3: Introducimos un recipiente pequeño dentro del recipiente grande, colocándolo en el centro, con cuidado de no quemarnos. Debemos procurar que este recipiente sea lo suficientemente pesado para que no flote.

Paso 4: Cubrimos el recipiente grande con papel glad, de modo que quede bien cerrado y tenso. Colocamos en el centro, sobre el plástico una moneda, para que la parte central quede un poco hundida.

Paso 5: Vamos observando el proceso. Vemos cómo se humedece el  plástico en el interior, formando pequeñas gotitas que van cayendo en el cuenco pequeño.

Paso 6: Cuando haya pasado mínimo una hora, despegamos el plástico, sacamos el recipiente pequeño y comprobamos que en él hay agua acumulada, que no tiene color ni sabor.

Explicación científica:

En este proceso de cambio de estado líquido del agua a vapor, y de nuevo la transformación al estado líquido, intervienen dos fenómenos científicos contrarios: la evaporación y la condensación.

La evaporación se trata de un proceso físico que consiste en el paso del estado líquido al estado gaseoso, debido al aumento de temperatura.

La evaporación del agua es indispensable para la vida, ya que el vapor del agua que hay en la Tierra, al condensarse se transforma en nubes y esas nubes forman la lluvia, la nieve, la niebla y el rocío.

Cuando la evaporación ocurre dentro de un recipiente cerrado, este vapor choca con la tapa que cierra el recipiente (en este caso el plástico), que si tiene menos temperatura, en él se produce la condensación, formándose pequeñas gotitas que se van haciendo cada vez más grandes, de modo que cuando pesan caen en forma de líquido.

Esta agua procedente de la condensación se llama agua destilada, ya que está libre de impurezas.

Conclusión:

El experimento es muy sencillo de realizar y muy didáctico, ya que los niños aprenderán de forma divertida los estados de la materia, los fenómenos de evaporación y condensación, el proceso de formación de la lluvia,  y su importancia para la vida.

Referencias: www.experimentosparaniños.org

Marta Blanco Peña (3º Mañana)

¡Lo inflo sin soplar!

Resumen: Inflamos un globo en el microondas.

Edad: a partir de 3 años.

Temporalización

Tiempo de preparación: 5 minutos.

Tiempo de desarrollo: mínimo 5 minutos, a partir de ahí se puede alargar cuanto se quiera.

Riesgo: 1, ya que los niños pueden manejar todos los materiales pero es conveniente la supervisión de un adulto.

Recursos y presupuesto

–  Un globo (menos de 60 céntimos)

–  Agua (del grifo)

–  Microondas (del comedor escolar)

Objetivos didácticos

–  Acercar a los niños a la ciencia de una manera original, sencilla, artística y llamativa.

–  Permitir la participación científica de los niños en primera persona.

–  Sorprender y crear interés y curiosidad en los niños para fomentar desde edades tempranas el interés por el mundo de la ciencia.

Preparación

Colocamos el material necesario a la vista de todos los niños.

Procedimiento

  1. Cogemos un globo y le echamos un poco de agua en el grifo.
  2. Hacemos un nudo y cerramos el globo.
  3. Ponemos el microondas a máxima potencia.
  4. Introducimos el globo y programamos el microondas un minuto.
  5. Observamos lo que pasa (el globo se infla).

Cuanto más pequeños sean los niños con los que realicemos el experimento más debemos jugar con el factor sorpresa, su curiosidad y lo asombroso del experimento.

Sería conveniente que cada niño tuviera su propio globo para favorecer el interés y aumentar su atención.

Explicación científica

El microondas funciona con ondas electromagnéticas que calientan las partículas de agua. Al someterse a una alta temperatura, el agua se evapora; esto provoca que aumente su volumen. El globo, al no dejar escapar la presión y gracias a su elasticidad, se infla de vapor de agua.

Conclusiones

Hay que estar muy pendientes de sacar el globo justo cuando se infla, si no podría explotar.

Hay que tener cuidado al sacar el globo del microondas porque está caliente.

Nombre y apellidos

Patricia Muñoz Morales

Referencias

http://www.experimentoscaseros.info/2012/07/experimentos-caseros-inflando-un-globo.html

Creamos estalactitas en clase

Estalactita

Resumen: Con este experimento los pequeños pueden aproximarse al proceso de formación de las rocas, en este caso las estalactitas.

Edad: 5-6 años

Temporalización:

  • Tiempo de preparación previa: 30 minutos.
  • Tiempo de desarrollo: 30 minutos para dejarlo planteado y semanas para ver los resultados definitivos.

Riesgo (numerada de 0 al 3): 1, los alumnos pueden manipular por ellos mismos todos los materiales, sin embargo deben ser supervisados por un adulto porque podrían tragar la disolución o hacerse daño con los hilos y los clips.

Recursos:

  • Materiales: vasos, platos, hilos de algodón, agua caliente, sal, clips, tijeras, cucharillas.
  • Espaciales: el aula.
  • Humaos: el profesor.

Presupuesto orientativo: 3-5 euros dependiendo si compramos los platos y vasos o los podemos coger del comedor.

Objetivos didácticos:

  • Acercar a los niños al proceso de formación de las rocas (estalactitas)
  • Fomentar el gusto e interés por la formación del mundo que les rodea.
  • Enseñarles que los procesos de formación de la Tierra pueden ser muy lentos.
  • Fomentar respeto por esos procesos y su desarrollo.

Desarrollo:

  • Preparación: Usaremos el tiempo de preparación para que los alumnos reflexionen sobre cómo creen que se formas las rocas, mostrarles imágenes de estalactitas y preguntarles si alguna vez han visto alguna. Después les explicaremos el experimento que realizarán.
  • Procedimiento: Dividimos a los alumnos en grupos de 5 para que cada grupo realice su propio experimento. Buscaremos un lugar del aula que sea visible diariamente a todos los alumnos pero que no sea necesario durante el tiempo que dura el experimento para que no haya que moverlo ni tocarlo. Los pasos a seguir son:

1.      Preparamos una disolución saturada de sal en agua caliente.
2.      Llenamos los dos vasos con la disolución preparada.
3.      Ponemos el plato entre los dos vasos.
4.      Atamos dos clips a los extremos de un trozo de hilo.
5.      Metemos los extremos del hilo en los dos vasos de manera que un trozo (el centro) quede colgando sobre el plato.

Vemos que el agua cae gota a gota sobre el plato y que se forman cristales de sal sobre el hilo y en el plato. El proceso es muy lento y tarda unos días.

  • Explicación científica: La solución salada sube a lo largo del hilo por capilaridad y cae gota a gota en el platito. El agua de la disolución se evapora lentamente quedando la sal que forma cristales. Con el paso del tiempo comienza a formarse la estalactita. Nuestro experimento, dependiendo de las condiciones atmosféricas, puede tardar días en completarse.

Las estalactitas (en el techo) y las estalagmitas (en el suelo) se forman al depositarse los minerales que transporta el agua que se filtra en la cueva. En unos días vemos un proceso que en la naturaleza tarda miles de años en completarse.

Conclusiones. Es conveniente realizar el experimento en la época del curso de mayor temperatura para favorecer la evaporación y que el proceso no se haga excesivamente largo. Hacer varios experimentos a la vez (uno por cada grupo) permitirá a los alumnos observar si se producen diferencias en la formación de las estalactitas y preguntarse por qué sucede.

Nombre y apellidos: María José Díaz Nieto.

Referencias

El experimento surge por el recuerdo de haberlo llevado a cabo en el colegio. Posteriormente he buscado una referencia y está desarrollado en el siguiente blog:

http://fq-experimentos.blogspot.com.es/2010/08/132-estalactitas-y-estalagmitas-caseras.html