¿El aire pesa?

Resumen: con este experimento vamos a comprobar que el aire pesa.

Edad: a partir de 4 años.

Temporalización:

  • Tiempo de preparación del experimento: 7 minutos.
  • Tiempo de desarrollo del experimento: 3 minutos.

Riesgos: la actividad debe realizarse con la ayuda de un adulto por la manipulación de las latas de refresco y las varillas.

Recursos: Materiales:

  • 2 varillas de madera o plástico de 30 cm de longitud
  • 2 globos iguales, preferiblemente de diferente color
  • 2 vasos o latas de gaseosa de la misma altura
  • cinta adhesiva
  • un lápiz o marcador
  • una regla
  • plastilina.

Presupuesto:

  • Bolsa de globos: 1.20 Euros.
  • 2 latas de refresco de la misma altura: 0.60 Euros por lata.
  • cinta adhesiva: 2.00 Euros.
  • un lápiz o marcador: 0.20 Euros.
  • una regla: 0.50 Euros.
  • plastilina: 0.50 Euros.

Objetivo:

  • Fomentar el interés de los niños por la ciencia.
  • Explicar de manera simple y comprensible que el aire pesa.

Desarrollo: Medimos las varillas y marcamos la mitad de cada una de ellas con el lápiz. Las unimos por el centro con plastilina de manera que queden en forma de cruz. Apoyamos una de las varillas en las latas de refresco sujetándolas con plastilina. En los dos extremos de la varilla que queda libre pondremos un globo en cada uno de ellos (mejor si son de diferentes color). Llegados a este punto la varilla permanece en horizontal, puesto que los globos pesan lo mismo. Inflamos uno de los globos y volvemos a apoyar la varilla que queda libre en las latas de refresco. Al apoyarla vemos que la varilla se inclina hacia el lado que tiene el globo inflado, quedando así demostrado que el aire pesa. img_2939 img_2940

Explicación científica: Si el aire no tubería peso se escaparía de la tierra hacia el espacio.  La masa de aire que se encuentra en la Tierra (atmósfera), ejerce una presión como resultado de su peso. El aire está formado por moléculas,  y éstas, aunque sean microscópicas, tienen masa y, por tanto, pesan. El conjunto de todas estas moléculas conforma el aire, así que el aire pesa.

Conclusiones: Tras realizar el experimento se ha podido comprobar que el aire pesa. Además es un experimento divertido e interesante que ayuda a comprender que el aire pesa.

Referencias: http://www.padreshispanos.com/proyectos_para_nios/canto-pesa-el-a/373/

Nombre y apellidos: Úrsula Pérez Ruiz, 3º del Grado en Educación Infantil, turno de mañana, Móstoles.

EL HUERTO DE JUAN E IRENE

tomate1.- EDAD: cuento recomendado para niño de 4 a 5 años
2.- CUENTO: EL HUERTO DE JUAN E IRENE
En un pequeño pueblo vivía Juan con sus padres y con su hermana pequeña Irene. Vivían en una casa de campo rodeada de unos grandes prados en los que habitaban muchos animales como caballos, ovejas… También tenían una pequeña granja en la que había conejos, gallinas que les proporcionaban huevos y vacas que daban leche. A través de las ventanas podían ver las montañas a lo lejos y el pequeño huerto que se encontraba a la entrada de la hermosa casa de campo. En aquel huerto la familia de Juan e Irene cultivaban hortalezas, frutas y verduras. Los dos hermanos siempre comían estas frutas y verduras pero no entendían como de una pequeña “cosita” que los adultos llamaban semillas podían crecer aquellos alimentos tan grandes y tan ricos.

Era tal la curiosidad que tenían por entender aquello que un día decidieron investigar y preguntar a sus padres:
-Mamá, ¿cómo crecen los tomates? – preguntó Irene

Su madre soltó una pequeña carcajada y comenzó a explicarles el pequeño proceso. A pesar de todo,y de haber entendido, en parte, todo lo que les había contado su madre acerca del crecimiento de los tomates, Irene y Juan no podían terminar de comprenderlo. Así que Juan tuvo una gran idea que propuso a su hermana:
– Irene, ¿tu crees, que si hacemos todo lo que nos ha dicho mamá, conseguiremos plantar y cultivar un tomate? – le preguntó curioso.
– Si no lo intentamos nunca lo sabremos-le contestó Irene con ganas de comenzar aquella pequeña aventura.

Aquella misma mañana, después de comer, consiguieron una pequeña semilla de tomate que estaba al fondo del bol en el que habían comido ensalada y se la llevaron al huerto.

Hicieron un agujero en la tierra y enterraron la semilla tapando el agujero de nuevo. Le echaron un poco de agua como les había dicho su madre. Durante todo el día estuvieron pendientes a ver si la pequeña semilla se convertía en un tomate pero no lo consiguieron.Llegó la noche y se fueron disgustados a la cama convencidos de que aquel pequeño experimento no daría su fruto.

A la mañana siguiente a Irene le quedaban esperanzas. Había recordado algo importante que les había dicho su madre: “de vez en cuando, la tierra se seca y hay que regarla de nuevo para nutrir la tierra y así, crezca el tomate”. Irene despertó nerviosa y entusiasmada a su hermano para recordarle las palabras de su madre. Ambos bajaron a desayunar y llegaron al acuerdo de que cuando vieran la tierra seca la regarían entre los dos.

Día tras día, observaban el huerto y cuando lo creían necesario lo regaban. Pasaron los días hasta que una mañana Irene y Juan se levantaron y fueron a desayunar con sus padres. Durante el desayuno, su madre comentaba con su padre lo extraño que era aquel tomate en el huerto si ninguno de los dos lo había cultivado. Juan e Irene se miraron y dejaron ver una pequeña sonrisa en sus caras. Sabían que ese tomate lo habían conseguido ellos y que ahora podrían cultivar muchos más.

3.- EXPLICACIÓN CIENTÍFICA: se trabaja y explica el tema de las plantas. Más concretamente el proceso de crecimiento.

4.- NOMBRE Y APELLIDOS: María Guerra Ávalos (turno: tarde)

5.- REFERENCIAS: cuento inventado

¿Quién es Karl Landsteiner?

KARL LANDSTEINER

BIOGRAFÍA.

Karl Landsteiner (Viena, 1868- Nueva York, 1943) nació en Viena el 14 de Junio de 1868 y murió en Nueva york, el 26 de junio de 1943. Su padre, Leopold Landsteiner, abogado de profesión, era un conocido periodista y editor que murió cuando Karl tenía seis años. Su madre era Fanny Hess, por la que sentía gran devoción y fue su gran apoyo.

Landsteiner, patólogo e inmunólogo estadounidense de origen austríaco. Trabajó como ayudante en el instituto de patología de Viena. Uno de sus campos de investigación fue la genética de la sangre humana, que comparó con la de los simios y otros animales. En sus investigaciones descubrió y tipificó los grupos sanguíneos, lo cual fue un gran avance que salvó muchas vidas, ya que hasta entonces las transfusiones de sangre incompatibles que se realizaban, provocaban numerosas muertes, por lo cual se le fue concedido el Premio Nobel de Medicina y Fisiología en 1930.

En 1909 fue designado profesor de patología en Viena, posteriormente emigró a Estados Unidos y comenzó a trabajar en el instituto Rockefeller de investigación médica (1922- 1943). También realizó contribuciones en los campos de histología, anatomía e inmunología, campo donde identificó el virus de la Polio.

UN POCO DE HISTORIA…

Tras el descubrimiento de Harvey (1868) del principio de la circulación de la sangre, se comenzó a introducir sangre en los individuos con el fin de curarlos. En estas primeras experiencias se trataba de introducir en el individuo enfermo sangre de origen animal, ya que la sangre de los mamíferos presentan muchas semejanzas con la humana. En 1667, Denys, tras inyectar sangre de un cordero a uno de sus enfermos, describió los inquietantes síntomas que esto conllevaba.

Las transfusiones realizadas a pacientes con sangre de otros individuos, tampoco eran alentadoras, ya que aunque en algunos casos era un éxito, en otros causaba rechazos como ocurría con la sangre animal y provocaba grandes complicaciones. Estas prácticas fueron llevadas a cabo durante 25 años más.

Cabe destacar que en 1875, Landois, publicó dos estadísticas sobre la transfusión de sangre animal y las transfusiones de sangre humana, por lo que podemos ver que éstas prácticas han sido llevadas a cabo hasta hace relativamente poco tiempo, pero gracias a ellas, se comenzaban a sentar las bases de la inmunología.

Nuestro organismo produce anticuerpos al reaccionar contra las sustancias extrañas constituidas por bacterias, virus y toxinas. En 1964 todavía no se conocía con exactitud la formación de los anticuerpos, pero a través de experimentos de transfusiones de sangre de individuos a animales, realizados por Bordet, se iban conociendo las distintas reacciones.

EL DESCUBRIMIENTO DE LOS GRUPOS SANGUÍNEOS.

Nuestro organismo es incapaz de recibir sangre animal, ya que existe una presencia de anticuerpos específicos de especie que producen esta negativa. Landsteiner siguió realizando experimentos con sangre humana y realizó un artículo en el que lanzaba un interrogante: “El suero humano normal no solo aglutina los glóbulos rojos de animales, sino frecuentemente también los glóbulos rojos humanos provenientes de otros individuos. Falta definir si esta manifestación se produce a raíz de una diferencia individual original, o si se debe a una acción nociva de naturaleza bacteriana.” Tras un año de investigaciones Landsteiner encontró la respuesta.

Decidió extraer sangre a personal de su laboratorio y analizarla, separó el suero de la sangre de los glóbulos rojos y los fue mezclando con las diferentes muestras de sangre, fue entonces cuando observó que las reacciones obtenidas eran diferentes. Gracias a esta experiencia, realizada con un número limitado de personas, Landsteiner, clasificó cada muestra de sangre en una de las tres categorías o grupos sanguíneos: A, B, 0.

Landsteiner pensaba que estos grupos podían ser más numerosos y encargó seguir recogiendo muestras de sangre a otros individuos, finalmente en 1902, un año más tarde de descubrir la existencia de tres tipos básicos de sangre, evidenciaron la existencia de otro grupo: AB; así se completó el conjunto que hoy conocemos con el nombre de sistema de grupos AB0.

En 1927, junto con Philip Levine, inmunizan conejos contra varias enfermedades sanguíneas y descubren antígenos de la sangre común al hombre, los cuales fueron nombrados M, N y P.

En 1940, junto a Alexander Solomon Wiener, descubren el factor RH, un antígeno que provenía del suero de conejos inmunizados con sangre de un mono de la especie Rhesus. Hoy en día se conocen hasta 42 antígenos diferentes dentro de los glóbulos rojos humanos.

APORTACIONES A LA ACTUALIDAD

Gracias a los descubrimientos realizados por Landsteiner en el campo de la inmunohematología, se estableció la compatibilidad sanguínea entre las distintas sangres de los seres humanos; además son posibles hoy en día las transfusiones de sangre sin peligro y que un número de bebés nazcan sanos al superar las dificultades producidas por tener un factor RH distinto al de su madre.

No solo aportó en el campo de la medicina, sino que gracias a sus investigaciones, facilitó la labor de la justicia al poder realizarse los análisis periciales en litigios de paternidad.

En el campo de la antropología, gracias a la tipificación de los grupos sanguíneos, se estudió sobre la distribución de éstos en las distintas razas y etnias.

BIBLIOGRAFÍA

– Fresquet, J (marzo, 2010). Karl Landsteiner (1868- 1943). Recuperado de: http://www.historiadelamedicina.org/landsteiner.html

– Prime publicaciones electrónicas (n.d.). Hitos de la ciencia. Recuperado de: http://www.paralibros.com/passim/p20-tec/pb2001gsa.htm

IFCC (n.d). Karl Landsteiner. Recuperado de: http://www.infobioquimica.com/index.php/radio-menu/historias-2/184-historia-de-landsteiner

Shushila Salas Reglero.

¡Hagamos lluvia!

“La lluvia es un fenómeno natural que es  producida debido a la condensación del vapor de agua  constituido en las nubes.” Eso es lo que queremos demostrar con nuestro experimento, como es posible la condensación.

Edad  A partir de 4 años

 Temporalización

-Tiempo de preparación previa: Necesitamos 5 o 10 minutos antes de ponernos con el experimento para poner a cocer agua, y tener preparado el papel film.

-Tiempo de desarrollo: Lo que tardamos en hacer el experimento no es mucho, 5 minutos. Pero para ver sus resultados yo pondría una hora.

Riesgo (numerada del 0 al 3): 2. Debido a que necesitamos poner a hervir un cazo con agua.

 Recursos

Materiales:

-Un bol grande;

-Un bol pequeño;

-Papel film o similar, la longitud exacta para que el bol grande quede cubierto;

-Un poco de sal;

-Un poco de colorante vegetal;

-Una piedra pequeña, pero que tenga peso;

-Un fuego;

-Un cazo.

Espaciales: Necesitamos un espacio para calentar el cazo, ya sea la cocina o una bombona (camping-gas), y el aula.

Personales: Tutora, apoyo de aula para que vaya a calentarlo mientras que la profesora se queda explicando el proceso del experimento, y los alumnos.

Presupuesto orientativo: depende si queremos hacer un experimento para explicárselo a toda la clase o más de uno. Expongo orientativamente el presupuesto de la elaboración de sólo un experimento para toda la clase.

-Bol grande y bol pequeño: 3€

-Sal: 0’60€/K

-Colorante vegetal: 1’5€/bote

-Cazo:3€

-Papel film: 1’5€

 Objetivos didácticos

-Fomentar el interés por la ciencia.

-Demostrar el cambio de estado de la materia: la condensación.

-Explicar el ciclo del agua.

 Desarrollo

Preparación:  Tendremos que preparar todos los materiales antes de ponernos con el experimento en sí, y cinco minutos antes de hacerlo, hay que calentar en un cazo agua.

Procedimiento: Pondremos el bol grande en el centro, vaciaremos el agua del cazo, ya caliente, mezclamos la sal y el colorante con el agua caliente. Cuando está todo mezclado, ponemos el bol pequeño dentro de éste y los tapamos a la altura del bol grande con el papel film. Poniendo la piedra pequeña en el centro, observando que se hunda un poco el papel film, para que la condensación del agua hirviendo llegue al centro del film, de lugar a las gotas y caigan en el bol pequeño.

 Explicación científica: Esto ocurre gracias a los cambios de estado de la materia, gracias a la condensación, el vapor de agua que suelta el agua hirviendo al taparlo con el film pasa a su estado líquido, cayendo al bol pequeño en forma de gotas de agua.

Conclusiones respecto a la actividad/experimento

Esta actividad resulta muy interesante, la he realizado delante de niños y les ha gustado. Aunque hay que tapar muy rápido el bol, ya que si tardas en hacerlo caen pocas gotas de agua al bol pequeño.

Referencias

Este experimento lo vi en la página aquí citada: http://www.xn--experimentosparanios-l7b.org/

Al realizarlo delante de niños y ver su motivación, creí que era un buen experimento que subir al blog.

Sonia Aranda Blazquez 3ºEduc. Inf. Tarde

¿Flota o se Hunde?

ImagenResumen

Este experimento consiste en descubrir si al meter un huevo dentro del agua se hunde o flota. Si  añadimos alguna sustancia al agua ¿ocurrirá lo mismo que si lo sumergimos en agua cogida directa del grifo?

Edad: a partir de 4 años

Temporalización:

  • Tiempo preparación previa: 5  minutos
  • Tiempo de desarrollo: 10/15 minutos

Riesgo: 0. Todos los materiales son aptos para ingerir y no son tóxicos

Recursos

  • Materiales: 3 recipientes transparentes, 1 huevo,  agua,  y sal
  • Humanos : Adulto para explicar el experimento
  • Espaciales: Un lugar en el que  todos/as los/as niño/as tengan  buena visibilidad  del experimento.

Presupuesto orientativo:  2’5 € aproximadamente

  • Huevo: 1’5 € la docena
  • Sal: 1€ el paquete

Objetivos:

  • Descubrir si al sumergir un huevo en agua flota o se hunde
  • Conocer por qué a veces flota y a veces se hunde
  • Despertar la curiosidad de los pequeños/as

Desarrollo:

  • Preparación previa: Preparamos todos los materiales y los colocamos  sobre la superficie en la que vamos a realizar el experimento. Después colocamos a los/as niños sentados en circulo teniendo especial cuidado de que todos puedan verlo con facilidad. Se puede pedir colaboración de los/as niños/as para realizar el experimento, siendo alguno de ellos/as quien introduzca el huevo en el agua y eche la sal en el recipiente
  • Procedimiento:  
  1. Se llenan dos de los  tres recipientes, de agua.
  2. Añadimos sal a uno de ellos y agitamos con una cuchara hasta que la sal se disuelva por completo
  3.  Colocamos el huevo en el recipiente que  solo tiene agua  y observamos como se hunde lentamente hasta el fondo. 
  4.  Sacamos  el huevo del primer recipiente y lo ponemos en el que tiene agua con sal. Si la cantidad de sal es suficiente, el huevo flotará. 
  5. Podemos jugar otro poco, utilizando el tercer recipiente. Ponemos el huevo en él, y agreguemos agua pura hasta  cubrirlo  más o menos con un centímetro de líquido. Si agregamos agua con sal lentamente, veremos como en un momento determinado el huevo queda entre dos aguas, es decir, ni flota ni se hunde. En este punto, si agregamos agua pura el huevo se irá al fondo, y si agregamos agua salada flotará de nuevo.

 

Explicación científica

Sobre el huevo actúan dos fuerzas: su peso y la fuerza que hace hacia arriba el agua (el empuje que describió Arquímedes).

Si el peso es mayor que el empuje, el huevo se hunde, en caso contrario flota y si son iguales, queda entre dos aguas.

Cuando añadimos sal al agua, conseguimos un líquido más denso que el agua pura, lo que hace que el empuje que sufre el huevo sea mayor y supere su peso, haciéndolo flotar. Este hecho puede explicar por qué es más fácil flotar en el agua de mar que en el agua de una piscina. 

Conclusiones

Este experimento es muy sencillo de realizar y puede resultar bastante llamativo y motivador para los/as niños/as

Nombre: Sonia Iglesias. 3ºB Educación Infantil. Móstoles

Referencias:http://ciencianet.com/flotahunde.html

 

Con las manos en la… plastilina!

Imagen

 

 

 Resumen:

 

Con este experimento lo que pretendemos es realizar es plastilina casera de diferentes colores, un experimento muy motivador ya que es un elemento comúnmente utilizado por los niños en la etapa de educación infantil ya que fomenta su creatividad, ganas de experimentar con un elemento altamente modelable, ejercitan sus manos y de este modo ayuda a una mejor prensión del lápiz y la pintura… y además ¡es divertida!

 

Recursos:

 

– 2 tazas de harina

 

– 2 tazas de agua

 

– 1 taza de sal

 

– 2 cucharadas de aceite de girasol (o cualquier otro aceite vegetal)

 

– 1 cucharada de ácido tartárico (se consigue en tiendas especializadas de repostería o en farmacias). Este ingrediente no es imprescindible pero nos ayudará aumentar la masa.

 

– colorante alimentario líquido (de venta en tiendas en tiendas especializadas de repostería.

 

– Bol para realizar la mezcla.

 

– Alumnos.

 

– Maestro/a.

 

– Aula

 

– Cocina del colegio o camping gas (ya que se necesita un fuego donde calentar los ingredientes)

 

Edad:

 

La edad recomendada es a partir de los tres años.

 

Temporalización:

 

Tiempo de preparación previa: 10 minutos

 

Tiempo de desarrollo: 15 minutos

 

Riesgo: 2

 

Presupuesto:

 

El coste aproximado sería de unos 5 euros

 

Objetivos didácticos:

 

Aprender que por medio de materiales como la harina, el agua, el aceite… se pueden crear otras materias como la plastilina.

 

Fomentar la curiosidad de los niños mediante la experimentación.

 

Favorecer la creatividad, creando sus propios materiales de juego sin necesidad de comprarlos, sino creándolos en su propia casa, colegio…

 

Desarrollo:

 

Procedimiento:

 

Se colocan  los ingredientes en un cazo y se ponen a calentar a fuego lento, luego se remueve la mezcla hasta que veamos que  se forma una pasta homogénea.

 

Luego se saca la masa del cazo y  se amasa hasta que se vuelva más consistente. Luego se divide la masa en trozos y se ponen las gotas de colorante del color que queramos hacer la plastilina. Se vuelve a amasar cada trozo de manera independiente, hasta que este del mismo color todo el pedazo.

 

Y ya esta lista, así de sencillo es. Los juegos con plastilina son los más divertidos y además sirven para todas las edades, los pequeños harán churritos de plastilina y los mayores, intentarán hacer figuras o paisajes. Todo lo que les ayude a desarrollar su creatividad, será bueno.

 

La masa de plastilina se puede guardar durante varios días envuelta en film transparente en el frigorífico o bien en un tupper bien tapado para que no se reseque. Otra forma divertida es que se puede moldear y meter en el horno y una vez que este lista, colorearla. Además, tiene la ventajas de que a los más pequeños también se a podemos dar, ya que no es tóxica.

 

Conclusiones:

 

Los niños realizando este tipo de experimentos realizan una actividad divertida y amena, en la que tienen la oportunidad de forma autónoma de experimentar con nuevos materiales, ver los resultados que provocan.

 

Realizan su propio material, del que podrán disponer y jugar con él, como ya se ha descrito anteriormente no es tóxico y además cuentan con la satisfacción personal de haberlo realizado ellos mismos.

 

Nombre: Ángela Barahona Borja

 

Campus: Móstoles

 

Turno: Tarde

 

 

 

Referencias:

 

http://www.xn--experimentosparanios-l7b.org/haciendo-plastilina-casera/

 

Además en el link mencionado se puede ver un vídeo en el que se explica detenidamente todo el proceso del experimento.